El Cazador

El Cazador es un largometraje de grandes momentos, actuaciones que brillan en los primeros planos y un montaje que logra sumergir al espectador en un ritmo pausado, reflexivo y, a la vez, brutal.