Madame Bovary (2014)

Madame Bovary no trasciende ni busca hacerlo. Correcta, siempre hermosa en cada encuadre, la película se enreda en caprichos banales de diálogos tediosos y situaciones sin demasiada influencia en el desarrollo de la historia.