Sin Hijos

El cine de género es algo que siempre le ha quedado bien a las películas argentinas. Y Sin Hijos no es la excepción: acá hay una historia bastante convencional de amor, pero lo importante no radica en el inicio ni el final del metraje, sino en un desarrollo que nos muestra a personajes inmaduros, en búsqueda de la felicidad y el amor.