Sin Escape

Owen Wilson se aleja una vez más de la comedia desde Tras líneas enemigas (2001), con una película llena de acción y suspenso. No obstante, Sin Escape peca de ingenua al momento de retratar la violencia en su lado más brutal, dejando a la historia flotando entre clichés, personajes con poco peso narrativo y un desenlace predecible.