Boyhood

Tengo que admitir que funciona esto de seguir al actor y verlo crecer como su personaje; hace del espectador un testigo activo y vuelve mucho más real las situaciones que se muestran. Porque ese es uno de los puntos fuertes de esta película, ya que identificarse con lo que se proyecta en pantalla es sumamente fácil. La historia no es más que los vaivenes que todos hemos tenido que superar en la vida para llegar a la adultez.