Silencio

Silencio cuestiona los símbolos y valoriza la valentía de los actos de fe, acercando la figura de Cristo a los campesinos sufrientes por sobre el rosario y las frías esculturas. La espiritualidad se vive, se ama y se sufre, en una constante contradicción de un adoctrinamiento liberador.