La bella y la bestia

Sin demasiada actualización y cuya historia parece un retroceso en el discurso que Disney desarrolló con Moana y Zootopia, el largometraje de Bill Condon ofrece una anécdota donde abundan los efectos especiales y los eventos fortuitos y donde falta, aunque no lo crean, amor.

La Bella y la Bestia

La gran caída de La Bella y la Bestia radica en la estructura básica de principio, medio y final y la decisión de qué es lo que se cuenta en cada etapa. Considero que la narración del contexto es demasiado extensa, por lo que el desarrollo de la relación entre los personajes protagonistas se ve interrumpida por un final que parece precipitado.