Operación Ultra

Operación Ultra no tiene un mal comienzo, pero en el medio se enreda en el relato, creando un final bastante predecible. Es una película que peca de tomarse demasiado en serio el juego de los agentes encubiertos, por lo que se pierde el carisma inicial de los personajes y comienza a trastabillar en lugares comunes y muchos clichés del género.

Siempre Alice

Siempre Alice es una película íntima, llena de sobresalientes actuaciones y momentos que calan hondo en el espectador. Julianne Moore logra dar a la perfección con esta mujer confundida, que ve cómo de pronto todo lo que conoce se diluye bajo una mente que comienza sin piedad a olvidar.