Matar a un buen sacerdote: Calvario

Este film contiene grandes momentos y actuaciones brillantes. Cabe destacar que Gleeson tiene una presencia actoral tal, que logra mantener solo esta película de un poco más de 100 minutos. Pero los secundarios tampoco están mal, lo que convierte a este largometraje en una de esas joyitas que aparecen cada cierto tiempo.