Ballerina

No es en la anécdota general donde decae Ballerina, sino en su intento desesperado por parecerse a las películas infantiles producidas en masa por Hollywood. Su aspiración a competir con Disney es lo que la hace tropezar a ratos, contando una fábula donde abundan las salidas fáciles a los momentos de tensión.

Moana

Moana es una animación deslumbrante por su belleza, con una paleta de colores que refleja a la perfección el mundo polinésico que retrata. Con un muy buen ritmo y escenas musicales deslumbrantes por su factura técnica, la película es un balance entre acción, reflexión y canciones pegajosas.

Ratchet y Clank: la película

Acá hay un film que sigue la infalible receta del viaje del héroe, pero que olvida entregarle mayor tridimensionalidad a sus secundarios. El plan de los villanos es quizás lo más irrisorio de todo el relato, dejando de manifiesto que aquí lo que importa son las escenas de acción y la comedia.

Un gran dinosaurio

El gran dinosaurio se nutre muy bien de sus referencias cuando se trata del aspecto general de guión, pero olvida a sus secundarios y cae en tantos lugares comunes, que queda relegada al deleite de los más pequeños y nada más.