Mortdecai

Piensen en una película de ladrones y detectives, mezclada con humor, situaciones absurdas, unas cuantas explosiones y Johnny Deep haciendo harto gesto innecesario con un ridículo bigote que termina robándose el protagonismo de la trama. ¿El resultado? Pues Mortdecai, lo último del director David Koepp.