La bella y la bestia

Sin demasiada actualización y cuya historia parece un retroceso en el discurso que Disney desarrolló con Moana y Zootopia, el largometraje de Bill Condon ofrece una anécdota donde abundan los efectos especiales y los eventos fortuitos y donde falta, aunque no lo crean, amor.