La Morgue

Sin nunca negar su claro origen de cine clase B, lo dirigido por André Øvredal logra una tensión inesperada en casi 1 hora y media de duración, donde la locación es tan fundamental como las actuaciones de sus 2 protagonistas, quienes venden el relato de manera tan convincente que hasta al espectador más escéptico caerá en las trampas del guión.