El Principito

Una pequeña niña debe comenzar una nueva etapa escolar bajo la estricta mirada de su madre. Sin embargo, su perfecta rutina se ve interrumpida por un extravagante vecino, quien le cuenta la historia de un piloto, el cual choca en el desierto y conoce a un pequeño niño de un planeta distante.

Hitman: Agente 47

Dueña de una muy buena secuencia de inicio, que nos sumerge en una escena de peleas y disparos muy similar a las que se desarrollan en los videojuegos, Hitman: Agente 47 sabe muy bien qué es lo que busca su público objetivo. Sin embargo, se queda corta al momento de aspirar a algo más.

Ant-Man: El Hombre Hormiga

Armado con un súper-traje con la asombrosa habilidad de encoger en escala pero aumentar en fuerza, Scott Lang deberá aceptar su héroe interior y ayudar a su mentor, el doctor Hank Pym, con un plan donde solo el más pequeño podrá salvar al mundo.

Madame Bovary (2014)

Madame Bovary no trasciende ni busca hacerlo. Correcta, siempre hermosa en cada encuadre, la película se enreda en caprichos banales de diálogos tediosos y situaciones sin demasiada influencia en el desarrollo de la historia.

Lugares oscuros

Una mujer, sobreviviente del brutal asesinato de su familia cuando pequeña, es forzada a confrontar nuevamente ese traumático episodio por una sociedad secreta obsesionada con resolver famosos crímenes.

Insurgente

Insurgente sigue la misma línea de su antecesora: con actuaciones correctas de parte de algunos de los protagonistas, esta película es un intento bastante mediocre si lo que se busca es acercar la ciencia ficción con contenido al público más juvenil.

La Bella y la Bestia

La gran caída de La Bella y la Bestia radica en la estructura básica de principio, medio y final y la decisión de qué es lo que se cuenta en cada etapa. Considero que la narración del contexto es demasiado extensa, por lo que el desarrollo de la relación entre los personajes protagonistas se ve interrumpida por un final que parece precipitado.

No confíes en nadie

No confíes en nadie es un thriller que se basa en el juego de ir descubriendo junto a la protagonista qué es lo que realmente sucede a su alrededor. De una premisa que debo admitir que llamó mi atención, este film cuenta con un buen comienzo, un medio que desinfla y un final que ya olvidé.

Grandes Héroes

“Grandes Héroes” es una película inteligente, que se nutre muy bien de los mejores exponentes de animación que la antecedieron. Sin embargo, su mayor debilidad radica en un villano que me recordó la etapa más clásica (y quizás equivocada) de Disney, donde la maldad y la bondad tenían una sola cara, subestimando fatalmente al público infantil.