Máquinas mortales

Ópera prima del director Christian Rivers (encargado de los storyboard de las películas de Peter Jackson), “Máquinas mortales” es un film visualmente sólido que termina olvidando que no solo de efectos se sostiene un largometraje de más de 2 horas de duración. Con personajes que no logran desarrollarse a lo largo de un guión débil, la adaptación del libro de Philip Reeve se vuelve predecible en un mundo de ciencia ficción que merecía mucho más.

Anuncios

Bumblebee

“Bumblebee” es una película que buscar darle un punto de partida a uno de los autobots más carismático y característico de la franquicia. Si bien la historia es medianamente superior a las anteriores Transformers gracias a una correcta cinematografía y mejores coreografías de batallas, la historia se torna predecible, sobreactuada y construida bajo clichés del género que no permiten construir un verdadero viaje de crecimiento de los personajes protagónicos.

Aquaman

Aquaman es un film entretenido, ágil y con mucha acción. Sin embargo, el film termina olvidando el fondo: si bien se establece durante algunos minutos la problemática medioambiental y la explotación y contaminación de los océanos, Aquaman termina desdibujando cualquier discurso debido a un guión débil, una ausencia de villano y un protagonista que, si bien es carismático, no logra sostener con éxito las casi dos horas y media de duración de la película.

La casa que Jack construyó

En esta constante búsqueda del goce absoluto, Lars von Trier se plantea tanto a él como al espectador interrogantes inquietantes, incómodas, sobre el origen de la violencia, el rol del arte y, por sobre todo, el verdadero significado de la perfección.

Sorry to bother you

“Sorry to bother you” busca ir mucho más allá de una estructura clásica: encerrándose a sí misma dentro del poderoso discurso de denuncia que busca graficar, la ópera prima de Boots Riley se acerca a un ensayo cinematográfico donde, más que los arquetipos de comedia o los tiempos de montaje, lo importante radica en sumergir a un desprevenido espectador en un viaje donde el futuro y el presente se entremezclan, en una ácida crítica hacia el sector empresarial, el rol del arte, la rebelión obrera y, por sobre todo, la lucha por la integridad, sueños e ideales que conforman a cada individuo.

Madame

Sencilla en su premisa, Madame es un largometraje que se sostiene gracias al talento de sus dos protagonistas, una siempre sólida y caprichosa Toni Collette y una maravillosa y compleja Rossy de Palma. Sin grandes giros de guión, la película busca contar una verdad social siempre incómoda de hablar.

Misión: Imposible – Repercusión

Misión: Imposible explota el género de acción en su punto más álgido, al sumergir al espectador en un relato donde salvar al mundo es secundario: lo verdaderamente importante es disfrutar la cámara, el sonido y el montaje en favor de historias paralelas, escapes vertiginosos y el desarme de peligrosas bombas en un tiempo casi imposible. 

En este rincón del mundo

Suzu es una distraída muchacha de 18 años que se muda a Kure luego de casarse con un hombre que apenas conoce. Inocente, con una visión de mundo teñida siempre por su amor por el dibujo, Suzu sobrevive su día a día mientras Japón enfrenta los últimos años de la Segunda Guerra Mundial.

Jurassic World: El reino caído

Trasladando la acción de la isla a una enorme mansión que invita a sumergirse en un terror de tinte gótico, El reino caído es técnicamente correcta cuando se trata de creación de atmósfera y posiciones de cámara, pero tropieza cuando se trata de sostener un guión que vaya más allá de la simple entretención.