Dorohedoro

“Dorohedoro” se alza como una de las mejores series de esta temporada de invierno (y muy probablemente del año), gracias a una historia que se centra en carismáticos personajes dentro de un mundo caótico cuyas reglas van mutando con la misma facilidad que los efectos de la magia.

Parasite

Transitando por la comedia, el drama y el thriller, “Parasite” es un brutal relato que nos habla de una Corea del Sur dividida entre dos clases sociales que difícilmente podrán encontrar un punto de reconciliación. Dirigida por Bong Joon-ho y ganadora de la Palma de Oro de la última versión del Festival de Cannes, el largometraje cautiva e incomoda en partes iguales.

Sr. Link

“Sr. Link” nos guía a través de un relato donde la inclusión es el lema y donde las palabras son claves en construcción de realidad. Como un eslabón perdido que parece no caber en las rígidas categorías sociales, Lionel encuentra en Sr. Link/Susan el valor para enfrentarse a estrictos códigos y utopías para descubrir que el mundo no fue creado por grandes hombres, sino más bien por apasionantes hazañas donde el género poco importa.

Kingdom

“Kingdom” es un relato de muerte y resurrección que gira en torno a la política, la familia, el poder, la corrupción, la traición, los ideales, el bien y el mal, la ética y los juramentos que nos definen. Con pleno dominio sobre qué se quiere contar y los medios necesarios para lograrlo con el mayor impacto, “Kingdom” se eleva entre las mejores series del año 2019.

Destrucción

Con una Nicole Kidman de perfecta interpretación, “Destrucción” exige al espectador un compromiso con la historia que se ve recompensado con la libertad del mensaje final, donde el relato se escapa de lugares comunes para internarnos en un laberinto donde la redención no es para nada un trabajo sencillo.