Kingdom

Ambientada en la época de la dinastía Joseon (1392-1897), la serie cuenta la misión suicida del príncipe heredero para investigar una misteriosa plaga que ha estado azotando al país. La verdad amenaza al reino cuando descubre que es una peligrosa e imparable epidemia zombi. Ahora el príncipe heredero no solo deberá luchar contra los muertos vivientes, sino también contra acusaciones de traición y un complot político casi tan peligroso como los zombies que amenazan con devorarlos.

Bajo la premisa de que el rey es portador de una infección que se propaga a su pueblo a través de la violencia y la locura, Kingdom es un relato de muerte y resurrección que gira en torno a la política, la familia, el poder, la corrupción, la traición, los ideales, el bien y el mal, la ética y los juramentos que nos definen (como los realizados por un médico a sus pacientes o de un gobernante hacia su pueblo). Dirigida por Kim Seong-hun (Tunnel) y escrita por Kim Ein-hee (Signal), esta serie original de Netflix se compone por 6 sólidos episodios donde el género de zombie se reinventa en un pasado que que se siente más presente que nunca.

Como un drama que se nutre de lo mejor de Shakespeare (la influencia de obras como Hamlet y Macbeth se sienten desde el primer minuto), Kingdom logra fidelizar al espectador en un mundo de protocolos, rangos y herencia. Indagando en temas como la relación padre e hijo y cómo la autoridad de la figura masculina influye en las futuras decisiones de los niños, ya sea con obediencia o rebeldía, la serie sigue un patrón de descubrimientos y venganzas tan clásicos y casi telenovelescos, que su giro e innovación radica en cómo son utilizados los muertos vivientes: volviendo al terror más puro del género, los zombies acá son terrores nocturnos, seres que reproducen la violencia, el caos, solo amparados por la oscuridad de la noche. La salida del sol, con una calidez propia de renacimientos y nuevos comienzos, se convierte en una promesa de sobrevivencia clave en el relato.

El príncipe heredero, que ha nacido de una concubina y es por esa razón que el hijo que espera la reina es el verdadero heredero luego de su nacimiento, no parece estar de acuerdo en cómo se están manejando las cosas en el reino. Todo el poder cae sobre una ambiciosa familia, cuya cabeza es el consejero del rey y cuya hija es la reina embarazada. En este contexto, los eruditos han decidido armar una alianza para derrocar al rey y aspirar a algunos cambios en la política. Utilizando el complot como excusa, el consejero busca culpar al príncipe heredero de traición y así condenarlo para tener el camino libre para gobernar desde las sombras. Poco importa en este juego de poder el pueblo: la gente común se muere de hambre tras los lujos del castillo, siendo constantemente ignorada por los gobernantes y explotada por las grandes familias de dinero.

Recordando a la premisa de la historia japonesa de Yoshiki Tanaka La heroica leyenda de Arslan (que sigue la lucha del joven príncipe Arslan por recuperar el trono que le ha sido usurpado), la pesadilla de Kingdom comienza con una transgresión, una búsqueda de engañar el ciclo natural de la vida. Y es este mismo pecado el que reproduce la epidemia zombie: unos pacientes pobres y hambrientos de un sanatorio recurren al canibalismo para sobrevivir a la hambruna y así probar después de un largo tiempo el sabor de la carne. Lo que sigue es una locura nocturna donde los muertos buscan acabar con los vivos y donde solo la entereza y la astucia de los más fuertes puede revertir un destino de caos y sangre. En este aspecto, llama la atención que el pecado original planteado en la serie es cometido por un hombre y es la figura femenina la que busca incansablemente reparar el daño provocado por la soberbia y ambición masculina.

Con un guión sobresaliente donde se presenta no solo un contexto histórico, sino también una amplia gama de personajes donde cada uno tiene su momento y donde todos terminan siendo cabalmente desarrollados, la serie presenta dilemas y terrores tanto nocturnos como diurnos que representan no solo a la Corea actual, sino también a la política mundial. El casting es sólido, destacando el enorme trabajo de Doona Bae (como la enfermera que busca la cura) y Joo Ji Hoon (como el príncipe heredero), quienes logran llevar el mayor peso narrativo sobre sus actuaciones con drama, terror, acción y hasta comedia.

Con una dirección de arte majestuosa en su construcción de época, una fotografía que logra traspasar el terror de la noche y de los muertos vivientes fuera de la pantalla y unas posiciones de cámara y encuadre osadas y llenas de significado (imposible olvidar los saltos de eje), Kingdom se alza como una bocanada de aire fresco para un género que ya parecía agotado en sus posibilidades. Netflix apuesta a lo grande y triunfa con una superproducción que se disfruta cada minuto, pero que se vuelve algo mezquina con su primera temporada de solo 6 capítulos. Vertiginosa en su montaje, reviviendo esos gritos a la pantalla que solo el buen suspenso puede lograr, la serie construye meticulosamente las reglas de su universo zombie, dejándonos asombrados y con ganas de más luego del descubrimiento final sobre los muertos vivientes. Con pleno dominio sobre qué se quiere contar y los medios necesarios para lograrlo con el mayor impacto, Kingdom se eleva entre las mejores series del año 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s