Clímax

A mediados de los años noventa, veinte jóvenes bailarines de danza urbana que se habían reunido para unas jornadas de tres días de ensayos en un internado en desuso situado en el corazón de un bosque, hacen su último baile común y luego festejan una última fiesta de celebración alrededor de una gran fuente de sangría. Pronto, la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche. Les parece obvio que han sido drogados, pero no saben por quién o por qué.

Gaspar Noé (Irreversible, Enter the void) vuelve a la pantalla grande con una desenfrenada fiesta donde las convenciones sociales desaparecen, emergiendo el lado más animal de unos jóvenes bailarines que creen gozar a plenitud de la juventud y la libertad. Clímax es desenfreno, saturación, desesperación, goce y oscuridad. A través de maravillosos planos secuencia y posiciones de cámara que buscan situar el ojo donde nadie miraría normalmente, el galardonado director francés (de origen argentino) sumerge al espectador en una coreografía donde lo importante no radica ni en el inicio ni en su final, sino más bien en el desarrollo y descenso de los personajes hasta el fondo mismo del ser y la locura.

Clímax inicia con el final. De hecho, para destacar aún más la nula importancia de la linealidad de los acontecimientos para comprender su historia, Gaspar Noé coloca los créditos finales apenas arranca la película. Luego, los rostros de los protagonistas del relato aparecen en un video del casting que se realizó para seleccionar a los bailarines. Es así como vamos conociendo a los personajes; sin embargo, lo más interesante del film es cómo se construyen y contradicen los personajes respecto a todo lo que dicen y luego lo que su cuerpo manifiesta bajo los efectos de las drogas. Es de esta forma que seguimos a Selva (una magnífica Sofía Boutella), el hilo conductor del viaje en todas sus facetas: alegría, incredulidad, enojo, desesperación, tristeza, lujuria y calma.

La cámara persigue a los personajes, gira y se distorsiona con ellos, mientras que el montaje le da vida entre fragmentos a seres diversos que consolidan sus lazos al borde del acantilado. El largometraje comienza con la premisa de que es “un film francés y orgulloso de serlo”, mientras aquella pequeña y contenida muestra de la sociedad comienza a relacionarse entre el júbilo y el alcohol. Entre caretas y ansias de aceptación, poco es de lo que hablan realmente de sí mismos al comienzo de la fiesta. Es en pleno delirio de los efectos de la droga donde las individualidades salvajes emergen: “vivir es una imposibilidad colectiva”, nos dicen un gran texto en la pantalla. Como si se tratara de un análisis de la vida en tiempos de redes sociales (coreografía de odio y furia bajo el escudo de las pantallas), la manada enajenada emite juicios, divulga terrores infundados, enloquece en la diferencia, encuentra el júbilo en los excesos y se ahoga entre respuestas fáciles sin nunca haber navegado entre las preguntas.

Gaspar Noé nos señala que la historia está basada en hechos reales y vaya que se siente aquello después de la hora y media de metraje. Luego del desenfreno y la locura, la película nos ofrece un clímax que se disfruta en un inesperado vacío, en el refugio oscuro, silencioso y solitario (aunque colectivo en apariencia) de la sala de cine. Sin créditos que brinden un respiro final, Clímax desnuda no solo el interior de sus personajes y la base en que se sostienen, sino también al sorprendido y desprevenido espectador. Un triunfo de principio a fin que demuestra la solidez de su director tanto en narrativa como en técnica cinematográfica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s