Cold War

Con la Guerra Fría como telón de fondo, Cold War presenta una apasionada historia de amor entre dos personas de diferente origen y temperamento que son totalmente incompatibles, pero cuyo destino parecería condenarlos a estar juntos.

5 años después de realizar la maravillosa Ida (película que lo llevó a ganar el Oscar a Mejor Película Extranjera), Pawel Pawlikowski llega nuevamente a la pantalla grande con Cold War (Zimna wojna), una trágica historia de amor de posguerra donde dos músicos no logran encontrar un lugar en el mundo que les permita vivir libremente su romance. Justa y merecida ganadora del premio a mejor dirección en Cannes, lo nuevo de Pawlikowski es una genialidad en blanco y negro donde cada encuadre resulta en una obra de arte que deja sin palabras por su belleza y desolación.

Wiktor (Tomasz Kot) es un pianista que selecciona talentos para un conservatorio de arte. Zula (Joanna Kulig) es una joven cantante que busca una nueva oportunidad para alejarse de su oscuro pasado. Una canción de amor los une en la audición. De esta forma, ambos comienzan una relación que crea y destruye en la misma medida, pasando por los nevados y solitarios paisajes de Polonia hasta el frenesí y los colores de la ciudad de París. Wiktor y Zula se aman en un ambiente de represión del que no pueden escapar; ya sea en Polonia o en Francia, ninguno de los dos encuentra el equilibrio para calmar los tormentos de una pasión incontrolable y arrasadora.

Con un relato sencillo a simple vista, Cold War se sumerge en un romance trágico que se construye a través de un hermoso y perfecto blanco y negro, con una fotografía y encuadre que la mayoría de las veces sorprende por su belleza y pulcritud. En tan solo 90 minutos, Pawlikowski logra elevar la técnica cinematográfica, utilizando al máximo los recursos narrativos que ofrece la cámara, el montaje y el sonido, los cuales están a disposición del elenco para enaltecer su trabajo. Tomasz Kot da a la perfección con el tono soñador y melancólico de su personaje; Joanna Kulig da vida a una Zula llena de matices, que logra conectar rápidamente con el espectador y que explota constantemente en un torbellino de emociones que le otorga una belleza onírica, a ratos inalcanzable para el atormentado Wiktor.

Dueña de uno de los planos secuencia más hermosos del último tiempo y de una atmósfera inmensa y desoladora, Cold War es un amor inolvidable destinado a encontrar la perfección solo en la tragedia. Este largometraje es un viaje por la intimidad de dos seres unidos por el arte y la pasión y separados por un momento histórico estéril y caótico. Entre hermosos bailes y cantos folclóricos y un guión sólido de grandes personajes secundarios, la película brilla de principio a fin con una intensidad conmovedora. Wiktor y Zula se aman y necesitan, enlazados por un destino que no conoce de tiempo ni de espacio. La pasión de Cold War solo puede encontrar consuelo en la fusión efímera, pero sublime, de un abrazo desesperado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s