Bumblebee

En pleno año 1987, Bumblebee se encuentra en un depósito de chatarra en una pequeña ciudad costera de California. Charlie (Hailee Steinfeld), una chica a punto de cumplir 18 años y tratando de encontrar su lugar en el mundo, descubre a Bumblebee con cicatrices de guerra y roto. Cuando Charlie lo resucita, aprende rápidamente que no se trata de un escarabajo normal y corriente.

Dirigida por Travis Knight (Kubo y la leyenda samurái), Bumblebee es una película que buscar darle un punto de partida a uno de los autobots más carismático y característico de la franquicia. Si bien la historia es medianamente superior a las anteriores Transformers gracias a una correcta cinematografía y mejores coreografías de batallas, la historia del robot-automóvil incapaz de hablar se torna predecible, sobreactuada por sus secundarios y construida bajo clichés del género que no permiten construir un verdadero viaje de crecimiento de los personajes protagónicos.

Charlie siente que la han dejado atrás y que no encaja en el mundo de su rutina diaria. Extrañando a su padre fallecido, la joven (que está a punto de cruzar el umbral de la adultez) cree que su madre la ha olvidado al formar una nueva familia con otro esposo e hijo. Incomprendida por su entorno, lo único que desea es poder comprar un auto para su cumpleaños, ya que el que estaba arreglando con su padre parece un enigma imposible de descifrar. Es en ese anhelo que termina quedándose con un escarabajo amarillo en precarias condiciones. Por su parte, Bumblebee es enviado a la Tierra con la misión de encontrar una base para los autobots, cuyo hogar ha sido destruido. Sin embargo, al llegar a la Tierra, el vehículo amarillo es atacado tanto por decepticons como por militares que temen el nuevo descubrimiento de esta raza alienígena.

Hailee Steinfeld es quizás el punto más alto de una película que aspira solo a una entretención pasajera de público familiar. Con una actuación sólida, Steinfeld le brinda a su personaje ciertos matices que dan mayor profundidad al guión. Sin embargo, Bumblebee se olvida del crecimiento y tribulaciones de su protagónico para dar paso a secundarios estereotipados que acercan al relato a una comedia física innecesaria. John Cena da vida a un militar que poco aporta al avance de la historia, con diálogos que solo resaltan la rudeza de Cena y que debilitan su capacidad actoral. Si bien la saga de Transformers en el cine se caracteriza por caricaturizar a los militares, acá esto es llevado al extremo de lo absurdo. Lo mismo sucede con los científicos, cuyas reacciones y consecuencias son tan predecibles que le restan credibilidad al desenlace final.

Si bien se construye correctamente la relación entre Charlie y Bumblebee, casi como si se tratase de la reencarnación de su padre, la película no logra crear verdaderas situaciones de peligro que hagan que el espectador se comprometa verdaderamente con la lucha de sus protagonistas. Los villanos de turno son olvidables y poco se desarrollan en el relato, brindando momentos que solo funcionan para el público más infantil, ese que busca explosiones y peleas interminables entre tecnologías que solo transitan entre la marcada línea del bien y el mal. No hay mayores preguntas que deban ser respondidas en el largometraje, ni siquiera aquellas relacionadas con la familia, el fin de la adolescencia o la pérdida de un ser amado.

Bumblebee cumple con lo que promete: establece la razón del exilio del autobot amarillo entre peleas, explosiones y frenéticas persecuciones. Sin embargo, si bien existe un intento de crear un protagónico con mayor tridimensionalidad que sus antecesoras, el film no consigue del todo desarrollar la humanidad de sus personajes, transitando por lugares comunes que vuelven predecibles los giros de guión. Pocos cambios se aprecian en Charlie luego de su odisea al lado del autobot; casi pareciera que los habitantes de la Tierra tienen el corazón más metálico que el propio Bumblebee.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s