Misión: Imposible – Repercusión

Las mejores intenciones muchas veces se vuelven en tu contra. Misión: Imposible – Repercusión reúne a Ethan Hunt (Tom Cruise) y su equipo del IMF (Alec Baldwin, Simon Pegg, Ving Rhames), con algunos aliados familiares (Rebecca Ferguson, Michelle Monaghan) en una carrera contra el tiempo para enfrentar las consecuencias de una misión pasada que salió mal.

Dirigida por Christopher McQuarrie (Jack Reacher, Misión: Imposible – Nación Secreta), esta nueva entrega de la saga es una frenética carrera contra el tiempo repleta de engaños, persecuciones y plutonio. Con un Ethan Hunt que ya no necesita de presentaciones y que evoluciona a lo largo de cada película, Misión: Imposible se consagra como un hermano más que digno de James Bond, explotando el género de acción en su punto más álgido, sumergiendo al espectador en un relato donde salvar al mundo es secundario: lo verdaderamente importante es disfrutar la cámara, el sonido y el montaje en favor de planes alocados, historias paralelas, escapes vertiginosos por las calles de París y el desarme de peligrosas bombas en un tiempo casi imposible.

mi6_620x372_irl

Ethan Hunt es un agente que se define por cuánto puede llegar a perder en el transcurso de cada misión. Como un héroe trágico, Tom Cruise lleva a su personaje por caminos donde siempre debe volver a redefinir el bien y el mal y la línea que los separa. Arriesgando poco de su integridad e ideales, Hunt corre por las calles de la ciudad (siempre guiado por alguno de sus compañeros) para salvar un mundo que cada vez parece más condenado. Quizás con el único momento en que el largometraje realiza una pausa en la acción desbocada para dar paso a una cierta reflexión, el villano de turno realiza su proclama: el terrorismo busca generar terror en el público objetivo, pero él ni siquiera ya desea eso. Para él, solo queda la violencia y destrucción en su estado más primitivo.

Es en este contexto donde a Ethan se le impone un nuevo compañero, un agente de la CIA conocido por su brutalidad y sangre fría. Henry Cavill se aleja de los superpoderes para interpretar a August Walker, un hombre experto en batallas cuerpo a cuerpo que busca la debilidad de Hunt en cuanto a los valores que cimientan su actuar. Como una némesis aceptable que se esconde debajo de varias máscaras, Cavill logra sacar adelante un personaje que termina definiéndose más por diálogos que por acciones concretas que le den sentido a su comportamiento.

933890

Si hay algo en que triunfa el film es en elaboradas escenas de acción donde no solo se demuestra la impresionante capacidad de Cruise para sacar las coreografías adelante, sino que también utiliza todos los elementos técnicos del cine para llevarlas a cabo. Vertiginoso es el montaje de la persecución de París, al igual que las transiciones sonoras que acompañan el paso de una historia a otra. La música también es fundamental como elemento narrativo: sujeta siempre a la rapidez o tensión del momento, logra transmitir la urgencia de un plan donde todo puede salir mal. Sobresaliente son los momentos en que la mezcla de sonido solo está compuesta por la música, silenciando todos los sonidos secundarios que los personajes emiten al correr.

Misión: Imposible – Repercusión está hecha para los amantes de un género que pocas veces ofrece sorpresas. En este aspecto, lo protagonizado por Tom Cruise se eleva por sobre la media, ofreciendo un frenesí de casi dos horas y media de duración que apenas se sienten. Sin embargo, la gran deuda del largometraje radica en uno de sus elementos esenciales: el villano. El relato se centra tanto en las cavilaciones del protagonista (en sus peleas tanto físicas como internas), que poco espacio le deja a la contraparte para que desarrolle ideas y discursos que definan no solo su actuar, sino también una visión de mundo que se aleje de la corrección moral que tanto caracteriza a Ethan Hunt.

landscape-1531330001-mission-impossible-fallout-5

Con tres actos muy bien definidos gracias a giros de la trama (recuerden que siempre hay máscaras por desvelar y trucos que realizar), Misión: Imposible – Repercusión se disfruta como una carrera contra el tiempo donde casi siempre triunfa la técnica por sobre lo narrativo. En ese aspecto, poco tiene la película para ofrecer en subtexto: todo está sobredicho a través de villanos de muy poca profundidad. Aunque el guión a veces se torna predecible (sobre todo hacia el final), el largometraje brinda grandes momentos de tensión y acción que logran con creces la meta propuesta: entretener de principio a fin.

buena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s