Viene de noche

La familia puede ser una pesadilla, las mismas que nos acosan en la noche y pueden llegar a paralizarnos. Con un grito ahogado siempre en el pecho, un hombre y su esposa luchan por mantener a salvo a su joven hijo de una amenaza desconocida. Sin embargo, los horrores y la brutalidad puede que residan dentro de la puerta roja, no en el exterior que tanto se empecinan en alejar. Viene de noche es un film que sumerge al espectador en una atmósfera sofocante, donde el terror está en los pequeños detalles, la evolución de los personajes y en sutiles actuaciones que pueden poner los pelos de punta.

it-comes-at-night-poster1

La cinta relata la historia de Paul (Joel Edgerton), un hombre que descubre que el mal que acecha su hogar puede ser solo el preludio de los horrores que están por venir. Seguros dentro de una casa desolada mientras que una amenaza natural aterroriza el mundo, el frágil orden doméstico que ha establecido con su esposa Sarah (Carmen Ejogo) y su hijo Travis (Kelvin Harrison Jr.) es puesto a prueba con la llegada de una familia desesperada buscando refugio. A pesar de las mejores intenciones de ambas familias, la paranoia y desconfianza aparecen conforme los horrores de fuera se aproximan, despertando algo oculto y monstruoso dentro de él mientras aprende que la protección de su familia es a costa de su alma.

La escena inicial del largometraje es una hija despidiéndose de su padre, quien está infectado y debe ser sacrificado. Como un ritual donde la humanidad se deja al otro lado de la puerta roja, el yerno y el nieto se internan en el bosque y de un solo disparo acaban con la vida de un miembro de la familia. Todo sea por sobrevivir, por mantener a la manada a salvo. Lo que Paul y Sarah no toman en cuenta, es que Travis es perseguido todas las noches por fantasmas de una deshumanización que es más contagiosa que la enfermedad que arrasa a la ciudad. El director Trey Edward Shults (Krisha) establece un delicado equilibrio entre lo brutal y lo necesario, introduciendo en la aparente tranquilidad de la familia la llegada de un intruso que no solo pone en jaque la seguridad del refugio, sino también sus valores y certezas morales.

Stanley and Bud

Joel Edgerton brilla en un largometraje construido en base a las pequeñas y graduales transformaciones de su personaje, las cuales resultan fundamentales para el desarrollo del relato. Lleno de matices es también el trabajo de Kelvin Harrison Junior, con quien empatiza rápidamente el espectador y que constituye lo poco de inocencia que puede quedar tras brutales asesinatos y terroríficas transformaciones. Él aún cree en la bondad y pasa, como todo adolescente, por un despertar no solo sexual sino que también ético. Su abuelo se le manifiesta en sueños, esos terrores nocturnos que parecen mucho más peligrosos e indestructibles que cualquier intruso que entre a la casa con la infección. Viene de noche es un film escalofriante por mostrar el fin del mundo no por las manos de furiosos infectados, sino que más bien por el salvajismo de los sobrevivientes. El director acá utiliza el escenario post apocalíptico para hacer una tesis sobre la integridad humana y su presencia o ausencia en los momentos claves. Porque al fin y al cabo no hay animal acorralado más peligroso que el ser humano.

Travis no comprende a sus padres y ellos tampoco parecen darse cuenta de las verdaderas necesidades de su hijo. Paul busca la sobrevivencia física, pero se olvida de que la mente puede ser devorada con más rapidez que el cuerpo. A Sarah le persigue el hecho de haber permitido que Travis asistiera en el asesinato de su padre. Sin embargo, ella tampoco pudo juntar el valor necesario para acabar a sangre fría con su progenitor. Lo mismo sucede en el momento en que Will (Christopher Abbott) irrumpe en la casa con su joven esposa y pequeño hijo. De esta forma, el suspenso se apodera de un guión donde los interiores son más escalofriantes y amenazadores que el extenso bosque que los rodea, demostrando que las decisiones familiares pueden convertirse en un virus exterminador más grande que cualquier ataque zombie.

636323463191775783-it-comes-at-night-ican-00060-copy

Viene de noche es ese terror que deja de lado los clásicos artificios sonoros, para adentrar al espectador en un horror psicológico que te deja pegado al asiento mucho después de terminado el largometraje. Las preguntas surgen luego de iniciado los créditos, ya que la historia invita a una reflexión que se muestra siempre entre líneas a lo largo del film. Asfixiante y escalofriante por la radiografía que saca de la esencia del ser humano, Viene de noche es esa pesadilla que no deja dormir por ser tan cercana, tan conocida: El ser humano como una brutal raza que no necesita de nada ni nadie más para extinguirse. La violencia en su estado más puro.

buena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s