Los niños

Desde la infancia nos implantan ciertos modelos seguros para conseguir la felicidad en el futuro: una casa, matrimonio, hijos y un trabajo estable y bien remunerado como sinónimo de éxito. Cuando uno (o varios) de estos factores son difíciles de conseguir en la adultez, las expectativas de ser plenos con nuestra construcción de identidad parece casi imposible, llenando el presente de frustraciones y decepciones. De eso y más nos habla el documental dirigido y escrito por Maite Alberdi (Yo no soy de aquí, La Once), un largometraje que fija su mirada en las personas con Síndrome de Down y cómo son infantilizadas por una sociedad que no les permite perseguir sueños y metas, tachándolos como niños eternos incapaces de cuidarse a sí mismos y ser independientes.

dbu7s6xxsaisl5c

Un grupo de amigos con Síndrome de Down lleva 40 años asistiendo al mismo colegio, ya pasaron todos los cursos, llevan más tiempo ahí que todos los profesores y hasta sus padres, que antes los acompañaban, ya no están. Ahora deberán luchar por conseguir un mejor trabajo, ganar dinero como cualquier persona, aprender a cuidarse solos y a conseguir que, a sus 50 años, ya nadie los mire como niños. Lo harán todo para que nadie interfiera con sus sueños de adultos.

Anita está cansada de repetir la rutina del colegio una y otra vez. Está enamorada de Andrés y ambos buscan construir una familia bajo el sueño de independencia y casa propia. Ricardo es riguroso con el taller de cocina, siempre busca la perfección y su anhelo es conseguir un trabajo digno que le permita costear el diario vivir y un pequeño espacio donde pueda ser realmente libre. Por otro lado, Rita es quizás la más feliz con su presente en el colegio, aunque ella solo quiere comer chocolate y su madre se empecina en ponerla a dieta sin su consentimiento. De esta forma, Los niños nos sitúa en la adultez de hombres y mujeres cuya discapacidad mental los enmarca en un estereotipo infantil, coartándoles la posibilidad de desenvolverse como cualquier persona normal, recordándoles una y otra vez que son especiales, distintos, en un mundo cuyas reglas no parecen adaptarse a sus necesidades y aspiraciones.

1

Si antes las personas con Síndrome de Down tenían una esperanza de vida de 25 años, ahora la media se acerca más a los 60. Sin embargo, nadie se ha hecho responsable de este cambio, dejando a la deriva a personas plenas y autónomas que ganan sueldos indignos y que deben cargar un estigma de niñez perpetua que hasta les impide que su propia familia les dé la libertad que necesitan a sus más de 40 años. En 82 minutos, el documental se sumerge por completo en la vida de sus protagonistas, logrando no solo la empatía del espectador con sus historias, sino que también una cierta incomodidad y enojo por las injusticias de su día a día.

Maite Alberdi entrega una mirada crítica sobre el tema planteado no solo desde la perspectiva del guión, sino que también desde las posiciones de cámara y encuadre. Con desenfoques a las personas sin discapacidad, la directora sumerge al espectador en un viaje lleno de intimidad, amor por las historias retratadas y mucha autonomía hacia los personajes que se desarrollan frente al lente sin pudores ni prejuicios. Acá no solo se muestra la arbitrariedad con que los demás traspasan las libertades fundamentales de seres pensantes y sensibles (como todos), sino que además se los sitúa como individuos sexuales, complejos (con virtudes y defectos) y dueños de sus sueños y sentimientos.

2

Los compañeros de colegio celebran cumpleaños y elecciones para elegir el presidente de la clase, mientras se les enseña a manipular la lavadora, hacer la cama y realizar aseo. Todo para prepararlos para un futuro de independencia que parece no llegar jamás y para un presente lleno de juicios y normas donde poco ellos pueden aportar. Con una historia cercana y que transita por diversas emociones, Los niños es un documental necesario para visualizar a un sector de la población que se merece mucho más de lo que se le da. Porque la adultez perfecta no existe y cada uno tiene el derecho de vivir y buscar la felicidad como mejor le acomode, estos niños son más grandes de lo que nuestra ignorancia quiere ver.

buena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s