Alien: Covenant

Una tripulación de investigadores comete el mismo error una y otra vez con aliens sueltos en el espacio. Lo que Ridley Scott (Blade Runner, Gladiador) entregara con la primera Alien (suspenso y claustrofobia gracias a una tremenda banda sonora y construcción de ambientes), poco y nada queda en la actualidad. Con una lectura que se aleja un poco del mito de los xenomorfos y se acerca más a la mirada crítica hacia la inteligencia artificial y la supremacía racial, Alien: Covenant sigue un patrón de acontecimientos con olor a repetición, que poco aporta a la saga y que se aleja del estilo más reflexivo de Prometheus, para entregar giros llenos de gore y muy poca tensión.

c7kp-oovqaa9n7v

La tripulación de la nave colonizadora Covenant, con rumbo a un planeta remoto en un extremo lejano de la galaxia, descubren lo que creen es un paraíso inexplorado, pero en realidad es un mundo siniestro y peligroso. Cuando destapan una amenaza que va más allá de su imaginación, deberán intentar hacer un escape desgarrador.

Un grupo de científicos (expertos que pocas decisiones inteligentes toman a lo largo del largometraje) es el encargado de llevar colonos a un planeta lejano, que ha sido estudiado minuciosamente para saber si es posible asentar vida allí. En el camino, reciben una llamada de auxilio de otro planeta. Sin medir ninguna consecuencia y llevados por un impulso casi infantil, los científicos acuden al desconocido planeta (que de entrada los recibe con fuertes tormentas eléctricas, como si les advirtiera de antemano que se alejen del lugar) y se ponen a explorar y pisar todo a su paso. De esta forma, comienza la secuencia de sucesos que ya nos había brindado Prometheus: el torpe grupo protagonista termina siendo una incubadora de aliens, varios mueren, intentan pelear contra ellos de las formas menos seguras y expertas que se les ocurran y luego llevan al alienígena a la nave principal. El único giro acá es el importante rol de David (un siempre correcto Michael Fassbender) y su nueva y más moderna contraparte, Walter, quienes se enfrentan al terror de ser más humanos de lo que creen, aunque carezcan del engranaje más importante: la mortalidad.

1000x667_movie12105stillsalien_covenant-3

David fue creado por la inteligencia de seres humanos, quienes buscan desesperadamente trascender a través de tecnología incapaz de perecer. Con una relación de amo y maestro que se invierte rápidamente por la dependencia de los hombres con la máquina, el androide siente su superioridad y envidia la capacidad de creación (y, por supuesto, la reproducción que esto conlleva) de los seres humanos. Por esta razón, decide la aniquilación de toda una raza con seres que él puede crear y, ciertamente, controlar (extraña es la secuencia en que David se enfrenta a un alien y logra calmarlo, apelando una frase de la domesticación de caballos). Si Prometheus intentaba establecer preguntas sobre el origen del Hombre, Alien: Covenant nos acerca al frío e inexpresivo terror de la supremacía tecnológica y su sublevación. Una premisa que bien podría contarse sin los xenomorfos escupiendo ácido, algo que termina fraccionando el film en dos partes que poco logran reconciliarse. Por un lado, la gran anagnórisis de David al enfrentarse a Walter y por otro, el escape de los científicos lleno de lugares comunes, gritos y demasiada sangre.

_DSC7134.ARW

El director parece confundido acá entre entregar la misma acción de siempre a los más fanáticos o seguir explorando la tesis de creación, reproducción y extinción. Alien: Covenant quizás entretenga a los amantes de los aliens y sus ataques, pero se queda corta en explorar más el universo de la saga y en, por último, crear secuencias que realmente logren inquietar al espectador más exigente. Esta secuela de Prometheus se queda obsoleta apenas se sale de la sala de cine y poca reflexión queda luego de tanto giro predecible. Para disfrutarla sin buscarle demasiado sentido a una fábula que ya parece desgastada y cerca de perecer.

mala

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s