Moana

Disney es una fábrica de estereotipos que reutiliza una y otra vez y las princesas de su universo no son la excepción a ello. Siempre atadas a una masculinidad protagónica, el romance parece ser un motor fundamental en sus vidas. Sin embargo, Moana sorprende por su valentía: lo dirigido por Ron Clements y John Musker (La Sirenita, Aladdin) y co-dirigido por Don Hall y Chris William (Big Hero 6) es un manifiesto hacia una figura femenina guerrera, poderosa y, por sobre todo, libre. Y para lograr todo eso, no necesitaron ninguna potencial objetivo amoroso a su lado. Es más, lo que acá el film nos muestra es el viaje de una niña hacia la adultez y los conflictos que puede tener con diferentes figuras paternas: dioses y jefes de aldea creen conocerla y poder decidir por ella, pero Moana es tan salvaje e impredecible como el mar.

csky6rmviaenstq-jpg-large

Hace 2000 años, en la isla Motunui ubicada en las islas del sur del Pacífico, Moana, una joven de 16 años de edad, hija única de un importante jefe de un largo linaje de navegantes, se sumergirá en una aventura épica a través del océano. La curiosa y aventurera Moana se unirá al semidiós Maui e inciará un viaje a través del océano con el fin de encontrar una isla legendaria y así salvar a su pueblo. Durante su emocionante aventura, los protagonistas se enfrentarán a criaturas marinas propias del antiguo folclore y descubrirán submundos impresionantes.

Uno de los puntos fuertes de Moana es su sabiduría para nutrirse de grandes referentes y transformarlos para dar un mensaje fresco y contemporáneo a los más pequeños. Siendo un musical cuya base reside en La Sirenita, el film opta por dejar de lado la pasividad de la mujer y acercarla más al clásico de Ghibli La Princesa Mononoke, creando así un protagónico curioso, impredecible, que tiene un rol activo sobre su destino y decisiones. Desde pequeña, a Moana el mar le ha llamado. Pero su padre se opone a ese lazo: su aldea solo se queda en el arrecife y vive con la prohibición de navegar en aguas más profundas. Sin embargo, la isla comienza a perecer y la oscuridad amenaza con devorarlo todo. Y como Moana no es una mera observadora (y en su rol de futura líder de su pueblo) se embarca en busca de Maui, un solitario semidiós que debe restituir un preciado objeto robado para devolver el equilibrio perdido.

moana-401930879-large

Moana es una animación deslumbrante por su belleza, con una paleta de colores que refleja a la perfección el mundo polinésico que retrata. Con un muy buen ritmo y escenas musicales deslumbrantes por su factura técnica, como cuando Moana se sumerge completamente en el mundo de los dioses (escena que recuerda inmediatamente a la famosa secuencia de Úrsula de La Sirenita), la película es un balance entre acción, reflexión y canciones pegajosas. Con diversos villanos, el largometraje muestra que nada es tan blanco o negro como se cree y que el bien y el mal reside fundamentalmente en nuestra esencia y determinaciones. Con un mensaje ecológico potente y claro, Moana se alza victoriosa sobre los clichés que ahogaron los films anteriores de la compañía.

El discurso de género está presente de principio a fin en el largometraje. Y no es solo por la poderosa figura femenina de Moana, sino que también se aprecia en el personaje de Maui (con la sorprendente y cálida interpretación de Dwayne Johnson en inglés, que evoca el carisma del Genio de Aladdin). Aunque físicamente es imponente, Maui es un semidiós solitario, vulnerable, siempre en busca de la aprobación del entorno. Cree tener un rol predestinado que cumplir y es junto a Moana donde emprenderá un viaje de autodescubrimiento, que le hará darse cuenta que el verdadero poder no reside en objetos mágicos o la fuerza física, sino que radica en la sabiduría de aprender de los errores y la valentía para enfrentarse a los demonios propios.

null

Moana tiene relación con sus antepasados y sus historias, intentado así encontrar su propio camino hacia un futuro transformador y con memoria. Antes los humanos eran viajeros, cercanos a la naturaleza, entes de fecundidad y no destrucción. La muchacha busca eso y más. Y así es como se sustenta en los relatos de su abuela, una mujer que le baila al mar y sus criaturas y que tiene el mismo respeto tanto por espíritus capaces de construir, como también por aquellos destructivos. Porque la vida es eso: un ciclo de comienzos y finales, de alegrías y tristezas. Moana comprende que no está sola, que con ella siempre viven las enseñanzas de sus predecesores y que la carga de la historia no debe sofocarla, sino que ayudarla a enfrentar las tribulaciones de su presente.

null

Este largometraje está destinado a convertirse en un clásico contemporáneo de Disney. Adiós a las princesas en apuros, las mujeres son poderosas, guerreras, fecundas y protectoras. Con hermosas escenas como el desenlace final, donde la protagonista debe vivir el sacrificio del héroe, Moana es una película que toda niña debe ver para sentirse libre, dueña de sí misma y su destino y que todo niño debe visionar para comprender que la igualdad de género consiste en entender y respetar nuestras diferencias. Ya no hay beso que rescate a la princesa en el castillo: la protagonista nos llama a ser nuestros propios salvadores y constructores de destino. Y sí, es mujer y no necesita amoldarse ella al mundo masculino y sus prejuicios. Que el resto se ajuste, Moana es salvaje y autónoma como el océano.

buena

Anuncios

2 comentarios en “Moana

  1. Pingback: La bella y la bestia | Cine Chasquilla

  2. tengo un pequeño problema con Moana…por haberse estrenado tan a principios de año (siendo que es del 2016, pero que se estrenó por acá hace poco para no chocar con Rogue One y eso para Disney era pegarse un balazo en el pie…en ambos pies) dejó la vara demasiado alta para todos los demás estrenos animados que vengan el resto del año, asi de entrada. Y todo lo que venga después lo más probable es que me parezca “meeh!”
    Como fuera, con estos títulos es que da gusto arrancar el año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s