Star Trek Beyond

Spock y el Capitán Kirk están de regreso en la pantalla grande, con una tercera aventura que promete más de lo mismo: algún villano insustancial amenaza con destruir la paz que la Federación ha consolidado en el espacio. Aunque esta vez no son solo los inocentes ciudadanos quienes corren peligro, sino que también cada miembro de la tripulación de la popular USS Enterprise. Después de una primera parte que sorprendió por su solidez en actuaciones y guión y una segunda entrega que se hundía rápidamente en el olvido, el director Justin Lin (Rápido y Furioso 3, 4, 5 y 6) hace de Star Trek Beyond la continuación de una saga sonsa, predecible, cuya única misión es entretener a los más acérrimos fanáticos de la serie original.

1

La tripulación de la USS Enterprise explora los confines del espacio desconocido, donde se encuentran con un nuevo y misterioso enemigo que los pone otra vez a prueba.

Chris Pine (Capitán Kirk) vuelve a liderar un reparto al que le sobra carisma, aspecto que los guionistas y el director exprimen de principio a fin en la película. Si hay algo que sustenta las dos horas de metraje, es el estupendo casting y la química que surge entre ellos. Vale destacar en este aspecto a Zachary Quinto (Spock) y Karl Urban (Doctor “Bones” McCoy), quienes tienen los momentos más hilarantes del film, mostrando una naciente amistad de lo más peculiar. Sin embargo, Star Trek Beyond intenta llegar a la emoción o el compromiso del espectador con la historia mediante el riesgo de la tripulación (no solo de amenaza física, sino que también con la inminente decisión de que tanto Kirk como Spock abandonen la Enterprise), aunque ni siquiera en esto logra salir victoriosa. No hay nada que pueda salvar al guión de esta nueva entrega, dueño de una estructura sacada íntegramente de una fórmula usada hasta el cansancio, donde el factor sorpresa se perdió hace ya mucho tiempo.

star-trek-beyond-spock-bones

Bastante le debe esta Star Trek a la estupenda Guardianes de la Galaxia y es que esa película dio cátedra sobre cómo volver las aventuras espaciales en el cine en algo memorable y entretenido. Desde la escena del inicio hasta la muy bien hecha secuencia de pelea con la canción Sabotage de Beastie Boys de fondo, la película intenta llegar a las carcajadas que afloran con facilidad en lo dirigido por James Gunn, pero es quizás el tono en que se enfoca Star Trek Beyond que se aleja de esta referencia. Tomada con más seriedad de lo que realmente necesita, este film se concentra más en coreografías de escenas de acción (con peleas donde la cámara deja poco entender lo que está pasando) que en desarrollo de personajes.

De hecho, en ese aspecto es poco lo que aporta a la trama la aparición de Jaylah (Sofía Boutella), una gran caracterización que pasa sin pena ni gloria dentro de un casting ya probado y consolidado. Experta en jugar con la nostalgia de los más fanáticos, esta saga no escatima en planos cuando se trata de rememorar al fallecido Leonard Nimoy (algo que en el fondo se agradece), por lo que poco necesita esta historia agregar nuevos personajes para que su trama funcione.

krall-weapon

Quizás lo que más ruido produce en este film, es lo conservador que resulta al tocar ciertos temas. Aunque se habló bastante de la homosexualidad de uno de los tripulantes de la Enterprise, el enfoque a Sulu (John Cho) es tan superficial que quizás hasta algunos espectadores ni siquiera logren notar el hecho de que tiene una hija con otro hombre. Sin embargo, lo más inverosímil en este relato es el villano: Krall (un muy desperdiciado Idris Elba) busca destruir a la Federación (brindando una típica secuencia de ciudadanos evacuando y una pelea final en tierra), pero poco importan sus motivos a lo largo del metraje. Está tan mal desarrollado este personaje, que vuelve la historia bastante sonsa hacia la mitad. Si bien hacia la conclusión del largometraje se explican los motivos por los que Krall está obsesionado con matar inocentes, es imposible ya conectar en la última media hora.

ALERTA DE INICIO DE SPOILER (Siga leyendo bajo su responsabilidad): Star Trek Beyond no es un largometraje de grandes tesis (algo muy mal utilizado en mi opinión), pero las razones de Krall para querer realizar su genocidio son de lo más interesantes. Siendo un antiguo capitán abandonado por la Federación y dado por muerto, decide seguir prolongando su vida (a costa de robar la energía de otros) para acabar con aquellos a los cuales fielmente sirvió y que no dudaron en abandonarlo a su suerte. Algo que puede hablar de esos soldados heridos profundamente en lo psicológico debido a la guerra, quienes luego de servir son olvidados por el Estado, volviéndolos seres asustados y delirantes, perdidos por la violencia del campo de batalla. No obstante, Star Trek Beyond desarrolla este postulado demasiado hacia el final, quitándole peso a una crítica que podría haber sido bastante aguda. Es más, aquella tesis es casi borrada debido a diálogos siguientes a la muerte de Krall, donde se le quita el rol de antiguo héroe militar y se lo degrada a un simple villano que debía ser asesinado. Poco acá tocan los “buenos” el lado más oscuro y poca redención y comprensión existe para los “malos” de la historia. FIN DEL SPOILER.

star-trek-beyond-mit-chris-pine-1070x712

Star Trek Beyond entretiene, pero no ofrece mucho más. Llena de casualidades e implantaciones obvias, poco sorprende esta nueva aventura de los entrañables Kirk y Spock. Para gozarla desde la casa un domingo en la tarde.  4/7

4ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s