El Niño y la Bestia

Si hay que nombrar a grandes directores de cine de animación en la actualidad, Mamoru Hosoda es fundamental. Dueño de tremendos relatos como La chica que saltaba a través del tiempo (2006), Summer Wars (2009) y Wolf Children (2012), Hosoda es especialista en colocarse en la piel de sus protagonistas, todos viviendo la vorágine de la madurez y los lazos afectivos. El Niño y la Bestia no es la excepción: es una joya madura, emocionante, que invita al espectador a sumergirse en un íntimo viaje por el solitario camino hacia la adultez.

poster2bel2bnino2by2bla2bbestia

Kyuta es un niño solitario que vive en el mundo de los humanos, mientras que Kumatetsu es una bestia solitaria que vive en un mundo fantástico. La relación, entre bestia y su joven aprendiz, gradualmente se fortalece. Superando su soledad, se darán cuenta cuánto se necesitan mutuamente, internándose en una mágica aventura de crecimiento tanto físico como espiritual.

El Niño y la Bestia es una obra maestra por donde se la mire. De principio a fin todo calza: su guión está lleno de pequeñas implantaciones de profundo significado, que logran abrochar una historia que no solo comprende a su público objetivo, sino que también se convierte en uno. Jamás los subestima, pues entrega cada mensaje gracias a una poesía y un ritmo muy propio de la cultura japonesa. Aunque está marcada por el folklore oriental, su temática es absolutamente universal: Kyuta es un niño que debe adquirir la fuerza necesaria no solo para procesar sus pérdidas y afectos, sino que también para comenzar la adultez y, con ello, empezar a escribir su propio destino.

the-boy-and-the-beast

“De vez en cuando, una ilusión es más real que la propia realidad”, dice el babuino especialista en ilusiones; “no importa qué tan fuerte sea, hay cosas que no puedo vencer”, cuenta el gato que practica la telequinesis; “sea bajo la lluvia o contra el viento, yo solo me quedo aquí como una piedra (…) Para olvidar el tiempo, el mundo, incluso a mí misma y trascender de esta realidad”, narra la anciana que habita en un gran árbol; “aquel que logra probar todo en este mundo es el ganador. Si quieres algo, no te contengas. Eso es… ¡una oportunidad!”, dice el lobo marino mientras pesca su comida. Todos estos personajes intentan contestar la pregunta fundamental que les hace el niño: ¿qué es la fuerza?

En el mundo de las bestias, los humanos no son bien recibidos debido a que en ellos reside la oscuridad, un agujero en el pecho que tarde o temprano explota y trae consecuencias fatales. Al escapar de su casa luego de la muerte de su madre y el abandono de su padre, Kyuta descubre el odio, sentimiento que podría llegar a consumirlo si no fuera por Kumatetsu, una bestia que busca ascender de rango pero que carece de aprendices para lograrlo. Aunque es fuerte, todos en su mundo lo subestiman por su mal carácter y poca disciplina. El cruce entre estos dos solitarios seres es la definición no solo de lo que nos compone como seres humanos, sino que también lo que verdaderamente representa la familia.

screenshot_20160119_132453

El niño debe enfrentar a su propia bestia para lograr traspasar el umbral de la infancia; con ello, debe hacerse cargo de sus temores y encontrar el equilibrio necesario para transitar entre lo imaginario y lo real. Kumatetsu es la figura paterna ausente y también el lado rebelde e incomprendido de Kyuta; sin embargo, su némesis real es Ichirohiko, otro humano criado en el mundo de las bestias, quien se pregunta constantemente por su identidad y procedencia. Intenta en vano hacer suya la imagen de quien cree es su progenitor, el fuerte y querido jabalí Iozen, pero no logra apropiarse de un referente que le ayude a comprender qué es en realidad. Esta lucha entre aprendiz vs maestro es igual a la que se produce entre hijo vs padre, en ese momento donde los niños dejan de imitar y buscan forjar su propio rumbo.

Kyuta es criado no solo por Kumatetsu, sino que también por otros dos maestros que le ayudarán a comprender el mundo que le rodea: el monje Momoaki, un cerdo precavido pero lúcido en su mirada, un hombre que sabe balancear los horrores de la vida y su profundo amor por ella; y, por supuesto, el mono Tatara, el amigo de tragos de Kumatetsu y quien siempre ve con malos ojos al niño, pero que termina mostrándole el camino de la perseverancia y la astucia.

THE BOY AND THE BEAST, (aka BAKEMONO NO KO), 2015. © FUNimation

La figura femenina es fundamental en este largometraje y está presente desde un inicio: Kyuta se siente perdido sin su madre, quien lo cuidara luego del divorcio y ausencia del padre. Sin embargo, ella no desaparece por completo, pues cuida del niño a través de la forma de Chiko, una pequeña bola peluda blanca, quien lo guía en los momentos de crisis. Y el personaje de Kaede, aunque aparece bastante avanzada la película, nos muestra la mirada de Hosoda sobre una feminidad fecunda no solo en lo físico, sino que también intelectual y emocionalmente. Existe una clara contraposición entre la impulsividad del hombre y el lado prudente de la mujer, mucho más racional.

copyright2015-the-boy-and-the-beast-film-partners-ressources-2015-09-18_17-01-31_s072c008

El Niño y la Bestia es un deleite visual con un metraje preciso y dueño de un imaginario que llena con maestría cada encuadre. Con un excelente doblaje japonés, no hay que perder la oportunidad de verla en su lengua original y así disfrutarla en plenitud. Mamoru Hosoda entrega acá un relato redondo, armonioso y emocionante, lleno de la épica tan propia de la infancia y adolescencia. Para verla y seguir sorprendiéndose más de una vez.  7/7

7ojos

Anuncios

2 comentarios en “El Niño y la Bestia

  1. Pingback: La paternidad en el cine contemporáneo | Cine Chasquilla

  2. Fui a ver la película hoy, sin haber leído ningún comentario previo sobre la película, y debo decir que tu opinión es bastante certera. Es una tremenda película, hace tiempo que no salia del cine tan contento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s