Dos tipos peligrosos

Detectives privados, industria del porno y contaminación ambiental. Aunque parece que nada de aquello puede calzar de manera orgánica en un relato, Dos tipos peligrosos logra construir un guión inteligente, entretenido, con gran conocimiento del género. La película es una comedia policial dirigida y co-escrita por Shane Black (Iron Man 3 Kiss Kiss, Bang Bang) y protagonizada por una dupla que derrocha química de principio a fin: Ryan Gosling (gran responsable de la mayoría de las carcajadas) y Russell Crowe. A ellos se suma Angourie Rice (que interpreta a la hija de Gosling), una carismática adolescente que sabe guiar la historia en los momentos más importantes.
dos2btipos2bpeligrosos2b-2bafiche2bfinal
Ambientada en Los Ángeles durante los años 70, el largometraje gira en torno al detective Holland March (Ryan Gosling) y el matón a sueldo Jackson Healy (Russell Crowe), los cuales se ven forzados a colaborar para resolver el caso de una joven desaparecida, la muerte de una estrella porno y una conspiración criminal que llega hasta las altas esferas.
Dos tipos peligrosos es un film que conoce las mayores fortalezas de su guión y las explota sin inconvenientes. Dueña de grandes implantaciones, el relato engaña frecuentemente al espectador con giros que dominan las claves de un policial. Con buenos diálogos y una diversidad de temas a tocar (la sexualidad adolescente, los vicios, el porno, la corrupción política y la contaminación ambiental), la película sorprende por su frescura y buen ritmo. Aunque su duración es de casi 2 horas, acá hay un viaje lleno de comedia que se pasa rápido y se disfruta con liviandad, dejando con gusto a poco cuando se trata de ver más de las aventuras de esta dupla de detectives.
2629
Las actuaciones en este largometraje son perfectas, desde los protagonistas hasta los secundarios. Crowe y Gosling toman la historia y la hacen propia, liderando un casting donde todos tienen su momento para brillar. Este guión es generoso con sus personajes, brindándoles peculiares características que permanecen en la mente del espectador: March no solo tiene problemas con el alcohol, sino que también no posee sentido del olfato. Y ni hablar de las caídas. Healy es un matón voluminoso, que esconde su buen corazón entre puñetazos. Se rige bajo una lógica de pistas concretas, al contrario de su improvisado e intuitivo compañero. La más racional eso sí es la hija de March, Holly, una chica que es la cordura no solo de su padre, sino que también es la responsable de controlar la violencia de Healy.
Son los detalles los que hacen a Dos tipos peligrosos un relato por sobre el promedio. Es esa violencia tan física y sexual y ese contrapunto con mujeres jóvenes naturalizadas en ello y con nula capacidad de asombro. Lo femenino y lo masculino acá están en balance, logrando distintas miradas hacia un mundo irrespirable, donde la mujer es tanto vida como objeto.
1
Ojo con la plaga de abejas asesinas, las cuales cierran la historia y le dan peso a la postura del director frente a los verdaderos causantes de la contaminación en la ciudad. Con ironía y buena comedia, Dos tipos peligrosos es una delicia de policial donde la mente juvenil se muestra aguda, quizás el mayor factor de cambio ante un círculo de corrupción y violencia. Poca ingenuidad hay en estos personajes, porque el asombro es cosa del pasado.  6/7
6ojos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s