En nombre del amor

El escritor Nicholas Sparks vuelve nuevamente a la pantalla grande, gracias a la adaptación de su novela del 2007 En nombre del amor. Siguiendo el tono de sus anteriores trabajos, En nombre del amor es un film romántico, con la estructura clásica de las películas del género y que no busca innovar ni dar giros inesperados. Chico conoce a chica y se decide a conquistarla, a pesar de que ella está comprometida con otro. El resto, es un desenlace predecible que casi roza con el absurdo.

thechoiceposter

Un hombre se debate ante la decisión más importante de su vida. Travis Parker (Benjamin Walker) tiene todo lo que un hombre pueda desear: un buen trabajo como veterinario, amigos fieles e, incluso, una casa delante de un lago en una pequeña localidad de Carolina del Norte. Le gusta la vida y aprovecharla al máximo, pero hay algo que se resiste a probar: enamorarse. Pero semejante propósito se desvanece por completo en el momento que aparece en su vida Gabby Holland (Teresa Palmer). Gabby es una asistente pediátrica que se acaba de mudar al barrio de Travis. Él ha intentado ser un buen vecino, invitarla a sus barbacoas y a pasar el día con sus amigos en su lancha, pero ella ha resistido cada uno de sus intentos de conquista, en parte porque le sería demasiado fácil sentirse atraída por él. Y eso sería un problema, porque Gabby tiene novio.

En nombre del amor es un film perfecto para ver en una cita, pero no ofrece mucho más. Mostrando esa utopía del romance perfecto, lo dirigido por Ross Katz (Adult Beginners) conoce a su público objetivo y nos presenta a una pareja atractiva en un bello paisaje, atrapados en un romance que se les resiste por azares del destino. El dúo protagonista entrega el carisma justo para que la película sea soportable hasta el final, con una historia que poco emociona y que termina por desconectar gracias a un final más cercano a lo mágico que a lo real.

the-choice-movie

Porque amar profundamente también incluye dejar ir, En nombre del amor podría haber sorprendido si la lección final nos acercara a ese romance profundo, que trasciende el egoísmo y que antepone al otro por sobre el yo. Quizás por ello, es que la mejor escena del largometraje es cuando el padre de Travis, interpretado por el siempre impecable Tom Wilkinson, celebra el cumpleaños de su difunta esposa, con pastel y gorro de cumpleaños incluido. Ella está siempre presente y su amor se mantiene en el tiempo, aunque él se dé cuenta de que ya es hora de darse una nueva oportunidad para comenzar nuevamente.

Filmada correctamente, En nombre del amor es reiterativa y poco imaginativa cuando se trata de narrar los primeros momentos del romance. Con la típica escena bajo la lluvia y aquella con menos ropa en la playa, el film habla en reiteradas ocasiones de las creencias más arraigadas, como la religión, la familia y la pérdida de seres queridos, pero no se atreve a profundizar en ello y sigue un progreso donde inicio, medio y final se confunden en una línea con unos cuantos altos y bastantes tiempos muertos.

tumblr_o2asealtgm1v5f0wko1_1280

En nombre del amor es un film poco ambicioso, que escapa de las temáticas más difíciles de una relación amorosa y que se queda con el romanticismo idealista de los inicios. Sin nada nuevo que entregar, es un largometraje que satisface a los que gozan del género y esperan los finales felices a toda costa.  3/7

3ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s