Bus 657

Las películas de acción tienden a jugar con una misma fórmula una y otra vez. Sin embargo, lo que destaca unas de otras es su capacidad de construir un buen protagonista y dar uno que otro giro que sorprenda al espectador. Si bien Bus 657 está muy lejos de la perfección, el film dirigido por Scott Mann (El gran torneo) cumple con lo prometido y entretiene en su hora y media de duración.

1

Bus 657 cuenta la historia de Vaughn, un padre que no tiene los medios para pagar el tratamiento médico de su hija. Como último recurso, se asocia con un codicioso compañero de trabajo para robar un casino. Cuando las cosas van mal, se ven obligados a secuestrar un autobús de la ciudad y realizar un escape espectacular.

Cuando hablamos del buen cine de acción, es imposible no recordar al seco Tony Scott (Top Gun, Días de Trueno, Enemigo Público) y cómo sabía manejar los tiempos, tanto narrativos como de montaje, para tener al espectador siempre cautivo y entretenido. Bus 657 trata de rasguñar el cine de Scott, pero se queda corto cuando se trata de dejar con la boca abierta en las escenas de persecución y estallidos varios. Hay un problema de ritmo y pobreza de planos que hace que este film no logre asombrar cuando se trata de los momentos de acción más pura.

2

Eso sí, se agradece el cariño que la historia le tiene a su protagonista, un muy correcto Jeffrey Dean Morgan. Vaughn es capaz de sostener el relato y aguantar hasta los momentos más bajos de la historia, algo que se agradece hacia mitad del metraje. Es carismático y logra una rápida conexión con el espectador, gracias al drama de su pequeña hija enferma. Los secundarios corren acá mejor suerte que en otros films del género, resaltándolos cuando es necesario, sobre todo en las trampas y giros del guión. Qué maravilloso es escuchar la voz de Dave Bautista, quien no será un actorazo, pero parece estar hecho a la medida para los personajes de mal carácter y los villanos (tú te lo perdiste, Spectre).

Otra cosa que sabe potenciar bien Bus 657 es el engaño al espectador, algo que se manifiesta en un muy bien logrado giro final. Todo es planteado con sutileza, hasta con cierta ironía (típico la embarazada a punto de dar a luz en los secuestros) y hace que uno en la sala se sorprenda cuando cada cabo comienza a atarse y Vaughn resulta ser un excelente planificador. Qué agradable es ver un largometraje que sabe que no está inventando nada, pero que se da el ánimo de moverse entre los márgenes de lo ya probado.

Si hay algo que nunca me logró encajar bien, es el personaje de Robert de Niro, The Pope, un mafioso (sí, nuevamente) en retirada, conocido por su crueldad y frialdad. El pequeño drama con su hija nunca queda bien resuelto, por lo que la transformación del personaje se acerca más a una caricatura que a la humanidad de un hombre sumergido en la soledad, que ve cómo sus mejores días quedan atrás. Quizás es por ello que los minutos finales de la película parecen tan clichés y llegan hasta a incomodar.

3

Con un metraje preciso, Bus 657 sabe hacer relucir lo mejor de su guión y se acerca bastante a ese cine de acción que entretiene y cautiva. Aunque no logre perdurar en la memoria por mucho tiempo, este film destaca gracias a unos giros muy bien pensados. Si uno la va a ver con bajas expectativas, sale gratamente sorprendido.  5/7

5ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s