Guagua Cochina

Sebastián Silva (Gatos Viejos, La Nana) vuelve a la pantalla grande ahora no solo en su rol de director y guionista, sino que también de actor, ya que protagoniza su nuevo film Guagua Cochina (Nasty Baby). El largometraje chileno-norteamericano, nos adentra en la vida de tres personajes muy bien construidos y excelentemente actuados, donde Silva retrata la vida típicamente burguesa de una pareja homosexual, quienes afrontan los dilemas de una paternidad poco convencional.

Afiche - GUAGUA COCHINA DIGITAL

Freddy (Sebastián Silva) es un joven de Brooklyn que está tratando de tener un bebé junto a su novio Mo (Tunde Adebimpe), con la ayuda de su mejor amiga Polly (Kristen Wiig). La película sigue la historia de estos tres personajes que sueñan con la idea de crear vida, mientras enfrentan un creciente acoso por parte de un vecino vagabundo, conocido como “The Bishop” (Reg E. Cathey). Las cosas toman un giro oscuro y la búsqueda de la paternidad se ve repentinamente nublada.

Guagua Cochina es una película extraña desde sus comienzos. Con un guión que roza algunos géneros pero que jamás logra encasillarse, este film nos muestra la vida de un artista que lo único que desea es tener un hijo con su pareja. Egocéntrico y egoísta en ocasiones, Freddy busca dar vida una pequeña versión de sí mismo como quien inaugura una exposición en una galería. Sin embargo, la paternidad es algo mucho más complejo que eso, algo que Freddy aprenderá de la forma más difícil.

GuaguaCochina1

Los caminos que toma Guagua Cochina para narrar el dilema de dos hombres frente a la idea de tener un hijo son peculiares. Con tres actos muy bien marcados en el guión, lo nuevo de Silva logra mantener la atención del espectador gracias a muy buenas actuaciones del trío protagónico y un cuidado y cariño por los secundarios que hace que el film no pierda ritmo ni sustancia. Técnicamente impecable, Guagua Cochina destaca por una hermosa fotografía (a cargo de Sergio Armstrong) y una buena elección de encuadres, convirtiéndonos en testigos intrusos de una decisión tan íntima (y a la vez tan universal) como es plantearse tener un hijo.

Freddy, Mo y Polly son tres adultos que se niegan a dejar de ser niños: Polly con su scooter, Mo con sus plantas y Freddy con sus modernas exposiciones. Quizás es por eso que toma tanto significado la grabación del nuevo trabajo de Freddy, donde sus amigos se retuercen y gritan como bebés algo repulsivos frente a la cámara. Siguiendo con esto, magnífica es la escena donde el dueño de la galería analiza el material de la exposición con sarcasmo, a pesar de que su alrededor está lleno objetos sexuales. Mención aparte también merece la aparición de Reg. E Cathey como el extraño y demente vecino del barrio, el cual será el responsable del bizarro final del trío protagónico.

GuaguaCochina2

Con una narración que fluye junto a los cambios que van sufriendo los personajes del film, Guagua Cochina es una experiencia peculiar que no deja a nadie indiferente. Silva, Adebimpe y Wiig logran llevar a buen puerto un largometraje que no titubea en el tratamiento de sus temáticas (paternidad, madurez y violencia son algunas de ellos) y que busca ir más allá de cualquier rigidez que los géneros imponen. Eso sí, yo no puedo evitar pensar al salir de la sala de cine, que Sebastián Silva hace películas pensando solo en el goce personal, olvidando un poco al resto de los espectadores. Sin embargo, su fórmula funciona y Guagua Cochina es una clara prueba de ello.  5/7

5ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s