Yo, él y Raquel

Ganadora del festival de Sundance 2015 como Mejor Película y Premio del Público, Yo, Él y Raquel es una cálida historia sobre la amistad de tres adolescentes, quienes se enfrentan al futuro incierto de terminar el colegio, mientras Raquel sufre por los tratamientos de una leucemia diagnosticada. Con un ingenioso guión y una estética muy indie (el deleite hipster está en cada plano), esta película de Alfonso Gomez-Rejon es el triunfo de una historia bien contada de principio a fin.

1

El estudiante de último año Greg, quien pasa la mayor parte del tiempo haciendo parodias de clásicos del cine junto al inexpresivo Earl, ve cómo su perfecto mundo de pasar desapercibido se desmorona al hacerse amigo de una compañera de clases, quien ha sido diagnosticada con cáncer.

Uno de los grandes méritos de Yo, él y Raquel es el carisma de sus personajes, ya sea tanto del trío protagónico o el de sus secundarios. Estos extraños seres nos sumergen en una historia donde es imposible no comprometerse, la cual está llena de ingeniosos diálogos y divertidas situaciones. Sabe muy bien llevar el ritmo, no solo con el montaje, el cual divide la película en capítulos según el estado de ánimo de Greg, sino que también con la música y la puesta en cámara.

Actuada a la perfección, es un agrado ver a actores geniales de este género (que se podría llamar “dramedia”) como Nick Offerman (el extravagante padre que trabaja desde la casa y está obsesionado con su gato y la comida exótica) y Molly Shannon (la expresiva y alcohólica madre de Raquel). Olivia Cooke se adueña del personaje de Raquel, dándole dimensión y humanidad hasta el punto en que uno sabe si amarla u odiarla. Es una joven muchacha que debería tener todo el futuro por delante, pero que sabe que la muerte está cerca debido a su enfermedad. Thomas Mann hace de Greg un protagonista poco típico, muy honesto, que no duda en decirle a Raquel que quiere ser su amigo debido a las presiones de su madre. Su poca expresión facial es lo que nos acerca a un personaje temeroso, con muy baja autoestima, incapaz de admitir sus verdaderos sentimientos a los que le rodean.

2

RJ Cyler nos da uno de los mejores secundarios que he visto en el último tiempo en el cine independiente, con un Earl silencioso, siempre apagado, pero que cumple muy bien el papel de mentor. Parece un chico perdido, desganado, pero es el que siempre tiene la palabra justa, casi como si se tratara de la conciencia de Greg. Las buenas actuaciones sustentan un film que tiene una tremenda secuencia final, acercándonos al caos de ese mundo adolescente que tanto cuesta comprender.

Y para los más cinéfilos, las adaptaciones de Greg y Earl sobre los clásicos del cine son simplemente geniales. Con una mirada algo ingenua a momentos, pero necesaria para narrar esta historia, Yo, Él y Raquel se alza entre las películas del montón gracias a un muy buen trabajo de dirección y guión.

3

A ratos chistosa, muchas otras veces profundamente emotiva, Yo, Él y Raquel es un cine íntimo, que se coloca muy bien en la piel de su protagonista, quien guía el relato como una perfecta voz en off. Es un diario de jóvenes llenos de ganas de vivir aventuras, pero que deben enfrentarse a la salvaje proximidad de la muerte. Un relato simpático, muy bien hecho técnicamente, que sorprende a ratos por unos diálogos mucho más lúcidos de los que uno podría pensar. Recomendable tanto para los adolescentes como para los adultos.  6/7

6ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s