Máxima precisión

Ser un soldado y entrar en combate parece ser una relación llena de tiras y aflojas: después de una primera misión, el miedo a morir se hace más latente, pero muchos no pueden vivir sin esa adrenalina una vez que la conocen. Esto es lo que nos muestra Máxima precisión, un film que nos adentra en la vida de un aviador al que ya no le permiten volar en la guerra, pero sí manejar drones desde la comodidad de una especie de búnker en suelo estadounidense.

1

El mayor Thomas Egan (Ethan Hawke) es un hombre de familia y aviador, a quien no le permiten volar en la guerra. Sin embargo, sí le permiten manejar drones desde la distancia, lo que hará que se cuestione la ética de su trabajo.

Si bien Máxima precisión me recordó a la impecable The hurt locker por los conflictos internos de los personajes, el film del director Andrew Niccol es mucho más amable con su protagonista, dándole una oportunidad de redención y salvación. El trabajo actoral que se le da a Egan es impecable y completo, sumergiéndonos en sus adicciones y temores: la violencia de la guerra, el alcohol, el no poder nunca más ejercer en lo que realemente fue entrenado. Para él, volar un avión de combate es la libertad máxima, pues solo así es capaz de enfrentar la muerte a diario y ganarle. Disparar una bomba a kilómetros de distancia lo convierte en un cobarde, en un jugador de una extraña simulación de videojuegos, donde se pueden masacrar verdaderamente vidas humanas.

Pareces estar a 11.000 kilómetros de distancia“, le dice la esposa a Egan, cada vez que su mirada se pierde en la inmensidad del cielo. Máxima precisión nos habla de seres acostumbrados a la violencia, que no dudan demasiado en seguir órdenes aunque eso conlleve a la muerte de inocentes. Creen hacerlo todo por la patria y se niegan a entender otras culturas y formas de vida. Excelente es el trabajo de Zoe Kravitz como Vera Suárez, quien ofrece uno de los mejores momentos cuando no puede evitar derramar lágrimas al ser testigo de una terrible injusticia, sin poder hacer nada al respecto. Ellos son intrusos, testigos silenciosos desde el cielo listos para apretar un botón y lanzar un misil capaz de destruir decenas de vidas. Pueden masacrar niños y hasta rescatistas, sin mayores consecuencias por ello.

2

Ethan Hawke está impecable, mostrándonos un antihéroe lleno de matices, quien no solo se siente torturado en su trabajo, sino que también en su vida familiar. Teme perder a su esposa, pero es incapaz de estar al lado de ella debido a su obsesión con volar. Máxima precisión tiene un casting donde todos los actores aportan en la justa medida y saben levantar y darle forma al protagonista de la historia.

Técnicamente, esta película también sobresale, con un montaje que pareciera conocer bien el ritmo interno de los personajes, siendo generoso con los tiempos cuando es necesario revelar información a través de imágenes y no de diálogos. El tratamiento de cámara muchas veces nos acerca a la mirada de un drone, observando desde arriba la vida del protagonista fuera del búnker.

3

Máxima precisión es un largometraje recomendable, necesario, que nos acerca a ese supuesto juego de sobrevivencia que muy bien saben jugar los países en guerra. Eso sí, muchas veces los gobiernos olvidan que los soldados son seres de carne y hueso, llenos de heridas y contradicciones. Aunque sean máquinas las que sobrevuelan el cielo enemigo, detrás de los controles igual hay un soldado sometidos a los horrores de la violencia, que debe decidir cuándo pulsar el botón. No se la pierdan.  6/7

6ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s