El último cazador de brujas

El último cazador de brujas lleva la consigna de cine de entretención marcada a fuego: el guión contiene un solitario vengador, sacerdotes, brujas y un inminente fin del mundo. El inicio no es tan malo como suena, aunque esté repleto de clichés, pero luego el relato se desmorona debido al poco cariño que se tiene a los secundarios y por un protagonista que conecta poco o nada con el espectador.

1

Kaulder, denominado el último cazador de brujas, es todo lo que está entre la Humanidad y las fuerzas combinadas de la más terrible bruja que se ha visto alguna vez en la historia.

Vin Diesel no es un actor que derroche carisma, por lo que el personaje le sienta bien. Sin embargo, no logra darle una mayor profundidad ni intenta dar a comprender las intenciones de su personaje. ¿Por qué ponerse al servicio de la Iglesia, si es más poderoso que ella? ¿Qué es lo que lo ata realmente a la misión de controlar la brujería? Aunque a veces se dan algunas pistas de su pasado, con una esposa e hija muerta, no es suficiente para sostener el metraje.

Ni hablar del trabajo que se da a los secundarios, con actores como Michael Caine y Elijah Wood, quienes son absolutamente desperdiciados. Lo más extraño de todo es que nunca hay más de un secundario en escena, por lo que poco se conecta el universo de demás personajes con el protagonista. Tarde o temprano se terminan olvidando sus historias al avanzar el relato, sobre todo al 37 Dolan (Elijah Wood), el joven sacerdote cuya misión es escribir la historia de Kaulder. Algo se cuenta del pasado del religioso, pero no se profundiza lo suficiente para que esa información cause un impacto hacia el final de la película.

2

El guión está lleno de escenas forzadas, como el encuentro y lazo que une a Kaulder con Chloe (interpretado por Rose Leslie, conocida por su papel en la serie Game of Thrones). A mitad del largometraje todo comienza a desmoronarse, al punto de que nada importe demasiado. Esto hace que el final carezca de emoción, pues el sacrificio que puedan entregar los personajes para salvar el mundo, no es suficiente para suplir más de una hora de indiferencia.

Este film recuerda inmediatamente a Constantine (horrible adaptación cinematográfica de Keanu Reeves del cómic Hellblazer), pues ambos tienen la misma frialdad para narrar la vida de seres rodeados de lo extraordinario. Además, ambos cuentan con finales predecibles. Aunque su montaje es preciso, El último cazador de brujas se hace de visionado largo y, muchas veces, hasta tedioso.

3El último cazador de brujas es cine de entretención que no aspira a quedar en la memoria del espectador. Sin embargo, al conocer bien la industria, es probable que veamos más (innecesarias) secuelas de esta historia, tal como ya hizo Vin Diesel con Riddick. Este film es para entretenerse y olvidarlo una tarde de domingo, sobre todo si te gustan las brujas, decentes coreografías de pelea y las cuentas regresivas de una catástrofe inminente. Y, por supuesto, si no hay nada más que llame la atención de la cartelera.  3/7

3 ojo

Anuncios

Un comentario en “El último cazador de brujas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s