La belleza y complejidad del amor: Makoto Shinkai

Hace un tiempo, Hernán Durante me escribió para recomendarme el mediometraje El jardín de las palabras, del director japonés Makoto Shinkai. Considerando el bello trabajo de este animador, decidí ver toda su filmografía y así poder recomendarles sus películas con total propiedad. Por si no lo conocen, este director logra tocar siempre la fibra sensible con cada una de sus historias, las cuales generalmente hablan sobre el amor, el destino y la felicidad (y, claro, de sus amargas contrapartes). Son relatos pequeños, pero llenos de humanidad. Sus personajes son seres desamparados, solitarios, que buscan un lugar en el mundo y alguien con quien compartir las sensaciones y pensamientos que parecen asfixiarlos. Se sienten ínfimos ante el gran paisaje que les rodea, ya sea la cotidianidad de la ciudad o el verdor de un bosque.

Acá les dejo en detalle, cada una de las piezas que conforman el sensible mapa de Makoto Shinkai sobre el mundo.

Kotonoha no niwa (2013)

El más reciente trabajo de este director, El jardín de las palabras, es un mediometraje redondo que nos cuenta la historia de un muchacho de 15 años y una mujer de 27, quienes desarrollan una extraña amistad cuando se conocen en un día de lluvia dentro del Shinjuku Gyoen National Garden. Como dos piezas rotas que se unen para sanarse, los protagonistas deberán conocerse y perdonarse si desean comprender el verdadero significado de caminar.

1

Los paisajes que entrega Makoto Shinkai con este film, de 46 minutos de duración, llegan a cortar el aliento. Los encuadres están cuidadosamente seleccionados para transmitir lo que no alcanzan a decir los personajes con palabras. El trabajo sonoro es igual de impecable, sobre todo para recalcar momentos dramáticos cruciales, como el primer encuentro del muchacho con la mujer, donde el sonido se apaga bruscamente. La historia esconde una belleza cotidiana, de dos seres estancados, llenos de miedo y frustración.

¿Hay algo más difícil que aprender a vivir en nuestros propios zapatos y ponerse, además, en los del resto? Takao Akizuki es un estudiante cuyo sueño es convertirse en zapatero. Para ello, debe esforzarse en los estudios y tener un trabajo de medio tiempo, para así costear una escuela técnica. Por otra parte, Yukari Yukino es una mujer que falta al trabajo en los días de lluvia para beber cerveza en el parque. En este film, todos los detalles importan y marcan la personalidad de los protagonistas, sobre todo los de Yukari: el hecho de que ella solo pueda sentir el sabor de lo amargo o lo dulce nos habla de una mujer que vive en los extremos, sin poder conciliar los sentimientos opuestos que la tienen atrapada en un hiatus opresivo y solitario. La figura del estudiante supone un respiro para ella, ya que es un joven que aún no se rinde, que desea luchar contra las adversidades del destino.

Un mediometraje muy recomendable, para ver más de una vez y emocionarse siempre de la misma forma. Solo les puedo mostrar lo sublime y maduro de este trabajo de Shinkai, gracias a un tremendo fragmento y algunas imágenes de los sobrecogedores paisajes que dan vida a un Japón que muda de piel en cada estación:

“Un débil trueno. Cielos nublados. Posiblemente llueva. Si es el caso, ¿te quedarás aquí conmigo?”

2

3

4

“Un débil trueno. Aún si la lluvia no viene, estaré aquí, junto contigo”.

Hoshi o ou kodomo (2011)

Fan declarado del trabajo de Mizayaki (su película favorita es El castillo en el cielo), Makoto Shinkai hace su film más parecido a los producidos por Ghibli con Viaje a Agartha. Una historia llena de épica y mitología, donde una chica debe viajar al mundo de los muertos para comprender el verdadero significado de las despedidas.  

5

Este es uno de los trabajos más irregulares del director. Quizás porque Shinkai es un experto en tratar esas pequeñeces que son capaces de transformar la vida de un ser humano, por lo que el viaje de Asuna queda con ciertos baches irremediables, como el desarrollo de los personajes. Sin embargo, el trasfondo de la anécdota sigue siendo conmovedor: aprender que la vida también trae consigo la muerte y que las despedidas más duras son aquellas que son para siempre. La fragilidad de la vida es la que la hace hermosa y perdurable. La inmortalidad existe en los recuerdos y en cómo los seres queridos viven a través de nosotros. Aceptar la muerte nos lleva a comprender de qué materia de sueños y anhelos estamos hechos.

El director es mezquino con sus personajes masculinos y hasta con el fin de su protagonista, aquello que la empuja a adentrarse en un mundo extraño, del que no sabe si volverá. Aunque técnicamente deja con la boca abierta, Viaje a Agartha es ambiciosa, pero se queda siempre a la mitad, intentando ser una copia de Miyazaki más que la asimilación de una referencia. Mucho envoltorio para un contenido disperso, que nunca cierra sus ideas ni se hace cargo de la mitología en que se sustenta.

6

Byôsoku 5 senchimêtoru

“Oye, dicen que son 5 centímetros por segundo. La velocidad a la que caen los pétalos de cerezo.”

5 centímetros por segundo está compuesto en 3 segmentos conectados entre sí gracias a Takaki, un joven cuya vida parece girar en torno a crudos inviernos, fría tecnología y una adultez llena de obligaciones y desilusiones.

7

Este film, de un poco más de una hora, es belleza pura de principio a fin. Y no solo hablo de lo estético, sino de la forma en que está narrada, con unas voces en off que nos permiten conocer hasta lo más íntimo de sus personajes. Cada segmento emociona hasta lo más profundo, sumergiéndonos en una historia de amor desde diferentes puntos de vista. Sin embargo, mi parte preferida siempre será la primera: qué maravilla de encuadres y diálogos componen el difícil viaje en tren de Takaki para poder ver a Akari, su amiga de infancia y enamorada. La comparación del inicio de las flores de cerezo con la nieve cobra fundamental importancia en la imagen de los dos niños, observando el paisaje de invierno en plena noche de ventisca, luego de encontrarse después de un año de separación.

Esta historia es pequeña, pero desgarradora. Nos acerca a ese amor puro, que parece destrozar cuando no es correspondido o cuando las circunstancias nos alejan del ser amado. Takaki termina alienándose, temeroso de volver a sufrir alguna pérdida importante. Vive en la ilusión de lo que no fue, esperando un día despertar y aceptar su pasado, para así poder afrontar el futuro que el destino le tenga preparado.

8

Acá se repiten elementos comunes en la filmografía de Shinkai, como la importancia de los trenes, la tecnología, los viajes espaciales y los romances trágicos. Una película para emocionarse y disfrutar más de una vez.

Kumo no mukou, yakusoku no basho (2004)

“Ella dijo: siempre tengo la sensación de que voy a perder algo.”

Con esas palabras parte Más allá de las nubes, la tierra prometida, la cual transcurre en una línea alternativa de postguerra, donde Japón está dividido entre Norte y Sur. Una enorme torre obsesiona al trío protagonista, al punto de que de su estabilidad o caída depende su sobrevivencia.

8

Esta es una historia muy ligada a la ciencia ficción, pero no por eso deja de lado ese drama humano característico del director. Aunque aquí también hay una cierta épica como en Viaje a Agartha, el tratamiento es totalmente radical: el relato es generoso con sus personajes, al punto de lograr conocerlos y quererlos por igual. Acá se narra el paso de la niñez a la adultez, con todas las implicancias que las decisiones tomadas conllevan.

Sayuri es casi un ángel, el motivo por el que los dos amigos de colegio (Hiroki y Takuya) se unan para terminar un proyecto de juventud. Si bien es Sayuri la que está atrapada en los sueños y necesita ser rescatada de su mundo solitario, los estancados son el dúo masculino, quienes también luchan con la fría soledad de la realidad. Kumo no mukou, yakusoku no basho está llena de escenas memorables, como las interpretaciones del violín o donde Sayuri queda colgando de una tabla de madera de una casa destruida. Porque el mundo en que viven está al borde del colapso, pareciera que se desintegra en cada movimiento. La grandeza de este film radica en que los protagonistas no se rinden en vivir y disfrutar de un mundo fragmentado y cruel.

9

Surcar los cielos es libertad, un renacer, un nuevo despertar. Acá la tecnología muestra sus dos lados: es capaz de destruir, como la torre de la Unión, la cual es capaz de hacer desaparecer una isla entera; pero también de consolidar lazos y crear sueños, como el anhelo de Hiroki y Takuya de construir su propio avión que los haga acercarse a los misterios de la torre. Más allá de las nubes, la tierra prometida se basa en una promesa de infancia, esas que se cumplen a cualquier costa. Esta es una historia llena de sensibilidad, perfecta de principio a fin.

Cortometrajes

Dareka no Manazashi (2013) o La mirada de alguien, es un cortometraje que comienza mostrándonos a la protagonista en un viaje en tren, devuelta a su casa del trabajo. Shinkai es tan minucioso, que hasta este pequeño detalles puede ser digno de ser narrado: la mujer aprieta tan fuerte la manilla, que sus manos se lastiman, como si fuera a caer de un precipicio si llegara a soltarse. Hace el recorrido con la cabeza baja y los ojos cerrados, porque teme lo que el reflejo de la ventana sea capaz de mostrarle. En casi 7 minutos, Dareka no Manazashi nos habla de las inseguridades de una mujer camino a la independencia con una precisión asombrosa. Siguiendo los patrones del director, el cortometraje tiene una muy buena narración en off.

Neko no shuukai (2007) o Reunión de gatos, es una historia de un minuto de duración que nos muestra las vivencias de un gato, quien debe soportar a diario que le pisen la cola una y otra vez. Una de las narraciones más livianas y cómicas de Makoto Shinkai, quien nos tiene acostumbrado al drama más puro.

Hoshi no koe (2003) o Voces de una estrella distante, es una joya de 25 minutos que nos sitúa en un futuro no tan lejano, donde Marte ha sido atacada por una raza alienígena, por lo que se envían al espacio robots para destruirlos. Pero lo importante de acá no es el tremendo contexto de ciencia ficción, sino la historia de amor de dos niños, quienes se ven separados cuando ella es enviada en la misión de destruir aliens en el espacio. Los mensajes que se envían demoran meses en llegar, por lo que la comunicación entre ambos es casi nula. Sin embargo, sus corazones y pensamientos siguen conectados a través de la distancia. Con un tremendo final, es un imperdible para los fanáticos de este director.

10

Kanojo to kanojo no neko (1999) o Ella y su gato, es la historia de un gato y la relación con su dueña. Uno de los primeros trabajos de este director, donde demuestra que con pocos recursos puede hacer una gran narración. El encanto de este cortometraje de 5 minutos radica en el tremendo guión de la voz en off y un diseño sonoro impecable. Emotivo, una clase magistral de lo poderosa que es la animación.

Tooi Sekai (1999) u Otros mundos, es el primer trabajo de Makoto Shinkai, donde ya dejaba ver los temas que le obsesionaban, como la belleza y la crueldad del amor. Siempre es bueno ver los primeros trabajos de los directores que gustan, así que les recomiendo dar un vistazo a este cortometraje de casi dos minutos.

La filmografía de Makoto Shinkai es un deleite visual de principio a fin. Pero no solo es eso, ya que sabe emocionar y acercar al espectador a historias íntimas, que reflejan los mayores temores del ser humano. No se extrañen si en sus películas se repiten elementos como preciosas voces en off, paisajes capaces de cortar el aliento, rutas de trenes que se vuelven vitales para los protagonistas, una fijación con el cielo y las estrellas, además de personajes dañados por el amor y la soledad. Un imperdible animador japonés, al cual hay que ver y disfrutar más de una vez.

Anuncios

4 comentarios en “La belleza y complejidad del amor: Makoto Shinkai

  1. Excelente columna! Leer tus reseñas sobre obras como esta es tan agradable como verlas, me pareció genial el título y de ahí para abajo un verdadero placer de lectura, como siempre :).
    De lo que vi, “El jardín de las palabras” y “Ella y su gato” me dejaron completamente alucinado. No puedo agregar mucho más a lo que escribiste vos al respecto, pero me gustaría hacer un comentario sobre la banda sonora que en ambos casos encaja perfectamente tanto con el tono como con la belleza de lo que uno de esta viendo.
    Confieso que no vi ninguna otra película mas de este director esperando tus comentarios al respecto, se que prestando especial atención a los detalles que tu sensibilidad detecta voy a ser capaz de pasarla aun mejor cuándo me ponga hoy mismo a ver todo lo que me falta!
    Muchas gracias por difundir estas cosas, tu blog es genial!

    Saludos! 🙂

    • Hola Hernán!
      Qué alegría que te haya gustado la columna. Muchas gracias por haberme recomendado “El jardín de las palabras”, ya que hacer una maratón de Makoto Shinkai este fin de semana fue un verdadero placer.
      Gracias por la buena onda! Ojalá el resto de las películas de este director te gusten tanto como a mí.
      Saludos! =)

  2. Increíble el post que te mandaste! Este es lejos unos de mis blogs favoritos. Ahora siento la necesidad de ver las películas que nombraste (y bueno, las de Miyazaki también, que estoy al debe hace muchísimo). Abrazo!

    • Hola!
      Gracias por comentar y me alegro que te haya gustado la columna (=
      Shinkai y Miyazaki son dos directores que saben tocar la fibra más sensible, creando hermosas animaciones que se alzan como joyitas del género. Espero puedas verlas y me cuentes qué te parecieron.
      Muchos saludos! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s