La Once

Un grupo de mujeres se reúne de forma sagrada una vez al mes. Son amigas, confidentes, casi hermanas. Las une la juventud, el colegio y todos los problemas que después conlleva la vida adulta. Ya octogenarias, estas mujeres no pierden la tradición de tomar once juntas, ni tampoco han dejado atrás esas antiguas enseñanzas que las marcaron a fuego. Son parte de un Chile en extinción. Y ellas lo saben.

1

La Once es un documental íntimo, que logra adentrar al espectador dentro de este grupo de mujeres de peinados de peluquería, joyas y maquillaje bien cuidado. Maite Alberdi decide grabar a su abuela, quien se junta con las amigas todos los meses a tomar once desde que saliera del colegio. Nosotros somos también invitados a esta dulce reunión donde no hay tema que no se aborde desde la perspectiva de una crianza antigua, que ya no parece encajar en el mundo actual.

Es imposible no evocar con este documental a nuestras abuelas y verlas un poco reflejadas en cada una de estas señoras, quienes han vivido infidelidades, viudez, enfermedades. No hay nada más hermoso que ser testigos de sus alegrías y cantos, quedando así un registro de un Chile que se nos va entre té y té. Esta película huele a infancia, al abrazo de esa mujer que juzgaba en silencio, que malcriaba por montones, que amaba y que (quizás por el machismo sofocante en el que crecieron) siempre supo perdonar.

2

“Agranda la puerta, Padre, / porque no puedo pasar. / La hicieron para los niños, / yo he crecido a mi pesar. / Si no me agrandas las puertas, / achícame por piedad. / Vuélveme a la edad aquella / en que vivir es soñar”.

Este documental reúne de manera soberbia vivencias, opiniones, preferencias. Acá hay risas, pero también profundas penas. Y la muerte va mermando este grupo sólido, que ha sabido sobrevivir al paso de los años. Tantas historias para contar, tanto aprendizaje que transmitir. Todo eso y más transmite este impecable trabajo de Alberdi, quien logra desnudar sin prejuicios a toda una generación en cerca de 70 minutos.

Si cree que el documental no es lo suyo, La Once lo acercará gratamente a un género muy poco popular en nuestro país, pero absolutamente necesario. Y qué tremendos realizadores de documental tenemos acá en Chile. Ver La Once en pantalla grande es algo que no debe perderse, que lo acerca a esa mirada ingenua, pero curiosa, con que uno veía a las abuelas cuando pequeño. Si la suya ya murió, recuérdela, vívala cada día; si aún la tiene a su lado, salga de la sala y vaya a abrazarla. Que esas tremendas mujeres se nos van sin darnos cuenta.

7 ojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s