Zapatero a tus zapatos

Empecemos diciendo que esta película tiene el peor título en español que se ha dado en el último tiempo. De nombre original The Cobbler (El zapatero), lo nuevo de Adam Sandler no promete mucho desde su trailer. Y aunque parte como avión, termina perdiéndose en el medio para terminar con un final catastrófico.

1

Max Simkin repara zapatos en la misma tienda de Nueva York que ha sido de su familia por generaciones. Desencantado con la rutina de su vida, Max se encuentra con un artefacto mágico que le permite “ponerse en los zapatos” de las vidas de sus clientes y ver el mundo en una nueva manera. A veces, caminar en los zapatos de otro es la única manera en la que uno puede descubrir quién es realmente.

La premisa general me sonaba algo débil, pero debo admitir que esta comedia tiene un muy buen inicio. El drama de Max radica en que tiene una vida ordinaria, atrapada en la rutina, por lo que tiende a anhelar lo que otros tienen. Vive con su madre, quien aún sufre debido a que su marido los abandonó años atrás. Hasta ahí todo es perfecto y la historia parece derribar todos mis prejuicios contra el cine de Sandler: Max debe comprender que muchas veces lo que se ve de una persona no es lo que en realidad vive a diario, y que estar en los zapatos de alguien es más difícil de lo que se cree.

Qué bonita es la escena donde Max decide colocarse los zapatos de ese padre que un día se fue sin dar explicación. Para poder hacerlo, el personaje debe perdonar, sentir que no es tan fácil llegar y juzgar sin saber las verdaderas razones. Y le regala a su madre una última cita con el amor de su vida. Un momento lleno de humanidad, de verdad. Un individuo es un universo conformado por una multitud de decisiones. Todas las apariencias siempre engañan.

2

Y bueno, hasta ahí todo perfecto. Sin embargo, en el medio del largometraje, todo comienza a desviarse del buen punto de partida. El personaje principal necesita dinero, por lo que se coloca en los zapatos de un matón que golpea a su pareja. Max se ve envuelto en una trama de mafiosos muy extraña, y sin sentido por lo demás, cuyo desenlace parece un plan hecho para Mi pobre angelito. Y luego, cuando crees que nada puede ser peor, viene lo bizarro: el personaje de Steve Buscemi se saca la máscara cual Scooby Doo en sus desenlaces, para mostrarnos una idea que quizás sonó buena en la cabeza del guionista, pero que al llevarla a la práctica quedó fatal. ¿Liga de la Justicia de zapateros? Ay dios, dan ganas de salir corriendo de la sala de cine.

3

Zapatero a tus zapatos es el desperdicio de una buena idea. Adam Sandler saca muy pocas sonrisas con una comedia que termina mutilándose sola con tal de vender más tickets y quedarse en el montón. Altamente olvidable, es una pena que su guión termine perdiéndose dentro de una historia que parecía poder conciliar tan bien lo extraordinario dentro de la rutinaria y descolorida realidad.

3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s