La isla mínima

Siguiendo con el cine en su casa, esta vez vi una película española con 15 nominaciones a los premios Goya, a realizarse este 7 de febrero. La isla mínima es un film que sorprende y atrapa al espectador dentro de una historia y atmósfera de thriller, la que logra crear dos tremendos protagonistas que hacen de esta película un imperdible de la temporada.

1

En 1980, dos policías ideológicamente opuestos son destinados a trabajar en un pequeño pueblo con el fin de resolver el caso de dos adolescentes desaparecidas durante las fiestas del lugar.

La anécdota radica en encontrar a un asesino de mujeres, pero el film va mucho más allá. Es así como nos adentramos en un mundo oscuro, violento, donde la oportunidad de libertad e independencia parece un ingenuo camino a la muerte. Las víctimas tienen todas en común el factor de querer salir del pueblo: todas quieren encontrar un trabajo y mejorar su calidad de vida. Aspiran a más que caer en el círculo asfixiante del lugar. Porque en La isla mínima, el pueblo se convierte en un protagonista más, ya que es causa y consecuencia de la brutalidad y el abandono de todos sus habitantes. Es una cárcel, un dictador sin misericordia, capaz de quitar toda llama de esperanza a los que están bajo su yugo.

2

No hay nada más opresor que la violencia, sobre todo aquella que no necesita de un motivo para germinar, la que somos capaces de ejercer solo porque podemos. La película transcurre en septiembre de 1980, apenas unos años después de la muerte de Francisco Franco. La confianza en los militares y en la nueva libertad es aún una fina línea difícil de transitar. Y eso se transmite en cada diálogo, en cada encuadre del largometraje. Este pequeño lugar logra asfixiar y engañar, haciendo de la brutalidad un arma que golpea mucho más fuerte.

La actuación acá de todos es perfecta, pero debo resaltar a Javier Gutiérrez, quien logra dar con todas las facetas de su personaje, logrando que uno como espectador llegue a quererlo y odiarlo con la misma intensidad. Pareciera que lo que busca a lo largo de la historia no es a un culpable, sino más bien la redención propia. Sin embargo, es la última escena la que deja ese momento de duda, de si hemos sido engañados o Juan realmente desea enfrentar su pasado y sus muertos.

3

La isla mínima es cine del bueno y espero que llegue alguna vez a la cartelera por acá. No me la perdería. Pero por ahora, yo la recomiendo para hacer una buena tarde de cine en su casa. Hay ambiente, tremendas actuaciones y una dirección de fotografía que se disfruta de principio a fin. Una joya del cine español del año 2014.

7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s