Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)

Birdman es de esas películas que uno ve con altas expectativas, más aún con todos los premios y nominaciones que se ha llevado en el último tiempo. Y hay que admitir que el director también ayuda en esto. Porque el mexicano Alejandro González Iñárritu puede ser amado u odiado, pero es un cineasta que jamás deja indiferente. Y yo creo que con Birdman, este director crea una joya muy bien pulida, perfecta, quizás lo mejor que ha entregado en su carrera.

1

El film nos cuenta como una estrella de Hollywood en decadencia decide crear una obra de Broadway, donde dirige y actúa, con el fin de volver a la fama en gloria y majestad. Conocido por interpretar hace años a un reconocido superhéroe, Riggan hará todo lo que esté en su alcance para demostrar su valía una vez más.

Birdman es de esas películas que te dejan boquiabierto solo por el hecho de que se tomaron muy buenas decisiones en el aspecto técnico, logrando sumar mayor valor al producto final. El hecho de que este largometraje esté compuesto de varios (y artificiales) planos secuencia lo vuelve más llamativo, no solo porque los movimientos de cámara y encuadre están muy bien logrados, sino porque nos convierte en un espectador activo, casi como un mirón de esta coreografía que se realiza con la precisión de un reloj. Estamos en presencia del teatro, dentro del teatro, retratado con los artificios del cine. De un actor que sabe interpretar mucho mejor al superhéroe que a sí mismo, un ser lleno de caretas que ya no recuerda su verdadera identidad. Nos adentramos en la fama y en la inevitable decadencia que trae consigo. Las expectativas a llenar siempre son demasiado altas, ya sean las de un crítico de teatro, un compañero de actuación, la familia o, simplemente, las de nosotros mismos.

2

Emmanuel Lubezki vuelve a lucirse con su dirección de fotografía. Acá cada pieza importa y todos los jefe de departamento lo saben. Debo decir además que disfrute la música, ya que lograba transmitir ese ambiente de circo, de juego de apariencias, donde nunca se sabe cuando el hombre pasó a su rol de actor y viceversa. Es fácil entrar en la historia; en esta película no hay más que la lucha descarnada de un grupo de gente que busca sobrevivir al olvido, al ego, a los excesos, a los errores.

Michael Keaton logra la misma redención que su personaje, dándole vida a un protagonista sólido, de grandes momentos, que conecta con el espectador y logra quedar en su memoria. Keaton se luce en la demencia de una escena final muy parecida a la del Cisne Negro. Otro de sus méritos radica en cómo logra potenciar a cada personaje secundario logrando un conjunto armonioso donde todos logran su momento para brillar. Mención aparte merece Edward Norton, cuya sólida actuación logra robarse la película en cada una de sus intervenciones.

 Hay gente que pueda llegar a esperar más de Birdman, pero tienen que admitir que este film es un goce absoluto, de principio a fin, donde el oficio de cine sale por todos lados. Es espectáculo, entretención, calidad, una pieza que vive y muta con cada visionado. Este es cine del bueno. Y no queda nada más que aplaudir a su director, un hombre que logró enaltecer su propia visión de lo audiovisual creando una pieza que termina seduciendo tanto a críticos como espectadores.

7

Anuncios

3 comentarios en “Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)

  1. Pingback: ¡CONCURSO! Participa por el DVD de Birdman y Alma Salvaje | Cine Chasquilla

  2. Pingback: Los Oscar 2015 | Cine Chasquilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s