Lo nuevo de David Fincher: Perdida

David Fincher es uno de esos escasos directores estadounidenses que logra encantar siempre tanto a la crítica como a los espectadores. Seven (1995), El club de la pelea (1999) y La habitación del pánico (2002) son alguno de sus clásicos que todo fanático de su cinematografía ha visto; y si completamos su filmografía, aparecen títulos como The Game (1997), Zodiaco (2007), El curioso caso de Benjamin Button (2008), La red social (2010) y Los hombres que no amaban a las mujeres (2011). ¿Qué tienen en común todas ellas? Pues que David Fincher es un maestro creando atmósferas y mostrando en la gran pantalla historias que nos muestran tal cual somos, sacando una radiografía de la sociedad de ese momento. Es por esta razón, que Perdida es una película tan completa, aguda y, a veces, brutal: el matrimonio que retrata la historia no es nada más que lo peor (y también quizás lo mejor) de nosotros, de lo que somos hoy en día.

1

Perdida nos cuenta la historia de un matrimonio que parece perfecto, compuesto por Nick (Ben Affleck) y Amy Dunne (interpretada magistralmente por Rosamund Pike). En el día de su quinto aniversario, Amy desaparece de forma misteriosa. Al comenzar las investigaciones, las caretas comenzarán a caer y las sospechas caerán sobre Nick y su deteriorada relación.

2

Por si no lo saben, este film es una adaptación del mega vendido y famoso libro estadounidense Gone Girl, de la autora Gillian Flynn (de hecho, ella mismo hizo el guión para el largometraje). La trama está llena de giros inesperados, que nacen debido a un elemento crucial que David Fincher remarca muy bien a lo largo de la película: la importancia de la imagen que proyectamos, de lo que dice la gente, hasta de la presión que pueden llegar a hacer los medios de comunicación. ¿Realmente conocemos a los que tenemos a nuestro lado, o solo queremos lo que creemos que son? Detrás de cada ser humano hay demasiadas capas para llegar a su centro, por lo que es mucho más cómodo conformarnos con la imagen proyectada, la idealización de lo que es el otro.

Perdida es mucho más que la historia de una mujer desaparecida. Y eso lo sabe bien el director, quien logra sumergirnos en esta vorágine de mentiras gracias a un excelente y meticuloso montaje, una dirección de actores perfecta (si hasta los extras del fondo lo hacían bien), la música, las posiciones de cámara (amé el plano de inicio y final, su ángulo e intensidad ponen los pelos de punta), la dirección de fotografía y arte… en este film, todo colabora para que el resultado sea una joya bien pulida, sin ninguna dureza (o no por lo menos que se note al primer visionado). Sin grandes efectos que distraigan y basado en las técnicas más básicas del cine, Fincher logra narrar en su punto lo que es nada más y nada menos que la vida misma (con toda su magia y sus tormentos).

3

Y es en este punto donde ya no me contengo en dar ciertos spoilers (nunca son muchos, pero es mejor avisar), así que ya están advertidos. Sigan leyendo bajo su propia responsabilidad si aún no ha visto el film ni ha leído el libro.

Confieso que yo no leí el libro (pertenece a un género literario que jamás me ha atraído), pero sí alguien a quien le gustó mucho me contó lo que pasaba, así que sabía más o menos a lo que iba. Sin embargo, estoy segura de que los espectadores que manejen poca información de la trama se sorprenderán con cada giro, más aún debido a que el cambio argumental más drástico sucede como a mitad del film (no hacia al final como estamos acostumbrados). Y el final, es para quedar con la boca abierta.

Amo el papel de Amy y no solo por la perfecta interpretación que hace Pike de esta compleja mujer (aunque también ayuda). Me gusta porque es tridimensional y porque uno termina tanto amándola como odiándola. Es maestra, admitámoslo. La increíble Amy, esa mujer que tuvo que soportar desde pequeña que sus padres crearan una versión más mejorada de ella en libros infantiles y que su vida fuera vendida y leída por miles de familias. Le enseñaron de niña a aparentar, a crearse caretas y personalidades que escondían su verdadero ser. Es por eso que la venganza de esa mujer de apariencia perfecta resulta tan brutal. Es calculadora, fría, despectiva con los que la rodean. Es capaz hasta de matar para lograr sus objetivos y salir airosa del crimen. Ella sabe cómo funciona la sociedad, así que sabe lo que todos esperan de ella. Y quizás ahí también está lo más triste del personaje y la razón de la que por qué ella se niega a tener hijos (hasta el final, donde utiliza la maternidad para retener y, de cierto modo, chantajear).

LA_CA_0826_gone_girl

Nadie es lo que parece. Nick no es el marido abnegado y sufriente por la pérdida; por el contrario, siente alivio de que su esposa esté desaparecida, pues se ahorra el proceso de tener que pedirle el divorcio. Solo se preocupa luego de darse cuenta de que todo es una trampa con el fin de que lo declaren culpable de homicidio y lo condenen a pena de muerte. Es un marido infiel, que hace ya tiempo olvidó hablar con su pareja e intentar hacerla feliz. Amy, por otro lado, no es la típica ama de casa feliz y jamás intentó hacerlo. No le dice nunca a su esposo, pero lo culpa de estar estancada en una ciudad que detesta, junto a un modo de vida que no se ajusta a lo que vivió desde pequeña. Amy intenta moldear a Nick a su antojo para cambiar su realidad, pero descubrir la infidelidad detona su odio más profundo, hace relucir todo su resentimiento hacia el hombre que alguna vez quizás amó. Yo por lo menos percibí que ninguno de estos dos seres era capaz de amar, pues solo sacaban provecho uno del otro. En estos tiempos de “conectividad inmediata”, realmente conocer al otro puede ser una tarea titánica que jamás lleguemos a completar.

5

Otro tema que me pareció relevante del film es la importancia que tienen los medios de comunicación en nuestra vida diaria. Una foto cualquiera, una sonrisa captada justo a tiempo de Nick podía lograr que las masas lo crucificaran. Unas palabras en un programa algo sensacionalista podían lograr que el público lo amara. Todo dependía del estado de ánimo y del prejuicio de de la audiencia. Hoy en día es tan importante para cada uno de nosotros saber qué opina el resto de nuestras vidas, que existen decenas de redes sociales donde puedes llegar a contar hasta los detalles más íntimos de tu existencia. Lo otros son lo que finalmente terminan validándote como ser humano, terminan creando una cierta identidad que da lo mismo si es real o no. Solo vemos lo que queremos ver o que lo digan los llamados “amigos” de Facebook.

Y bueno, a mí me gustó la película. Les confesaré sí que se me hicieron un poco largas las dos horas y media que dura, pero hay pura maestría detrás de cada plano, así que puedo perdonar el entumecimiento de la parte inferior de mi cuerpo (igual las butacas ayudaban a que todo fuera más incómodo, así que vea esta película en un cine de su confianza). David Fincher es un seco. Si hasta Ben Affleck actúa bien en el film, con eso les digo todo. Mi chasquilla le da 7 ojos a este largometraje que creo va derechito a los Óscar. Véala, de verdad no se va a arrepentir.

7

Bonus!  Les dejo los afiches promocionales de Perdida, los cuales reflejan la maestría de la película gracias al juego de palabras.

6789101112

Anuncios

2 comentarios en “Lo nuevo de David Fincher: Perdida

  1. Pingback: Lugares oscuros | Cine Chasquilla

  2. Pingback: Los Oscar 2015 | Cine Chasquilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s