Perdiendo el control: Relatos salvajes

Lo nuevo de cine argentino que llega a salas nacionales viene precedida de una promoción donde se explota la figura de Ricardo Darín al máximo. Pero es mucho más de lo que aparenta. Aunque es de ritmo irregular, Relatos Salvajes se luce gracias a su humor (bastante negro) y grandes actuaciones. Y de dos cortometrajes muy, muy buenos.

Por si no entendió lo anterior, ya que no sabe nada de la película, le cuento que Relatos Salvajes es un film compuesto de 6 cortometrajes. ¿Cómo se unen esas historias en un solo largometraje? Pues todas giran bajo una misma premisa: observar el momento en que el ser humano deja salir su ira animal, sin medir las consecuencias. Porque hasta lo más cotidiano puede ser un detonante de la locura más desatada. Dirigida por Damián Szifrón (quien es conocido por ser el guionista de varias series de televisión como Hermanos y Detectives, Mujeres asesinas y Los Simuladores), la película cuenta con un casting de lujo: Darío Grandinetti (como un crítico de música clásica atrapado en un avión), Ricardo Darín (interpretando a un hombre al que le remolcan el auto demasiadas veces como para soportarlo), Rita Cortese (como una cocinera que sabe utilizar muy bien el cuchillo), Erica Rivas (quien se luce como la novia de la última historia), Oscar Martínez (un seco de la actuación que interpreta a un padre que debe elegir entre su fortuna o su hijo) y Leonardo Sbaraglia (como un tipo que, tras soportar múltiples humillaciones, se vuelve loco en plena carretera y desata su ira contra otro conductor enloquecido).

El primer cortometraje que compone la película es uno de mis preferidos. Y quizás es eso mismo lo que hace que el siguiente se me haga tedioso, un poco inverosímil y que no logre empatizar con la protagonista. A eso es lo que voy con lo del ritmo irregular: cada corto es un mundo, pero cuando se unen en un solo film, uno no puede evitar comparaciones con los otros y encantarse más con algunas historias que con otras.

5

La película se me hizo algo larga, pero cuando se llega al último corto uno se olvida de las incomodidades y se lanza al puro disfrute. De gran guión y actuaciones, la historia de una fiesta de matrimonio donde todo se puede ir al carajo al descubrir una mentira, es uno de los grandes momentos de Relatos Salvajes. Entre el increíble inicio y el perfecto final hay demasiados minutos de historias no tan sólidas. Pero no se confundan: como unidad yo creo que todos los cortos funcionan, pero es al encadenarlos que unos pierden fuerza al lado de otros.

RS_000018_B

Relatos Salvajes es una muestra de buen cine, ese que te hace salir más feliz de la función al saber que no ha sido tiempo perdido. A mí me reencantó con el oficio del cine y me dio ganas de hacer una película. Y ojo, que Ricardo Darín no actúa en los cortos que para mí son los mejores.

Mi chasquilla salió muy satisfecha de la sala de cine, así que le doy 6 ojos bien atentos (¿coincidencia? Uno para cada corto) a una película donde sobran buenas ideas y actuaciones, además de mucha, mucha ira.

6

Como bonus les dejo las posters promocionales de la película, los cuales muestran a los protagonistas de cada cortometraje:

relatos_salvajes_ver2

10561840_1452451025018210_4430936942011097475_n

Relatos_Salvajes_Poster_Individual_b_JPosters

Relatos Salvajes Cine1

relatosCINE1

Anuncios

Un comentario en “Perdiendo el control: Relatos salvajes

  1. Pingback: Los Oscar 2015 | Cine Chasquilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s