Porque toda mujer esconde un secreto: Las Analfabetas

Las analfabetas es la ópera prima de Moisés Sepúlveda, un joven director que ya había incursionado en el mundo de los videoclips y la televisión. La película, que  se estrena en salas luego de ser la ganadora de SANFIC 2013 y de pasar con éxito por diversos festivales, cuenta la historia de Ximena (Paulina García), una mujer de 50 años que vive sola y esconde un secreto que la angustia: es analfabeta. Jackeline (Valentina Muhr), una joven profesora de 26 años, se ofrece para leerle los diarios, hasta que decide emprender la tarea de enseñarle a leer a Ximena, para que así ella pueda saber qué es lo que dice una carta que le dejó su padre antes de desaparecer y dejarla completamente sola.

Image

El desafío que emprende esta película no es menor; Las Analfabetas es una obra de teatro (interpretada por las mismas actrices de la película), por lo que Moisés Sepúlveda decidió adaptar una historia donde todos tenían mucho más manejo de la historia que él. Este film se forja a través de tiras y aflojas entre las actrices y el director, pues debieron conciliar sus puntos de vista del texto hasta llegar al guión definitivo del largometraje.

Las Analfabetas es una película de muy corta duración, pero que perdura en la mente del espectador. De grandes actuaciones, es un film muy bien realizado, donde cada detalle es de vital importancia. La fotografía es una gran aliada al momento de realzar la importancia de la casa como el medio aislante y a la vez acogedor, convirtiéndola en una cueva donde las protagonistas pueden refugiarse y ser sí mismas, sin miedo a ser juzgadas por su entorno.

Image

¿Quién es verdaderamente la analfabeta entre las dos mujeres? ¿Quién es la que le enseña a quién? Quizás es ahí donde radica lo más rico y puro de este largometraje. El personaje de Jackeline ejemplifica el mayor problema de la educación de nuestro país (ese tipo de educación donde el profesor tiene toda la verdad, donde el alumno es infantilizado y no existe una retroalimentación de conocimientos y experiencias) y es además huérfana de un sistema que gesta pero que luego abandona. Ella no puede evitar sacarle en cara a Ximena que no estudió 4 años en la Universidad, luchando por ser la mejor de su generación, para terminar leyéndole el diario a una adulta analfabeta. Sin embargo, lo más terrible y crudo es que no tiene otra opción. La educación parece ser un laberinto sin escapatoria.

Debo aclarar que hay cosas que me incomodaron un poco como espectador, como planos excesivamente largos donde no pasaba nada delante de cámara y todo lo que se escucha en sonido es totalmente irrelevante. Algunos diálogos no fluyeron como deberían, recordándome que lo estaba viendo era la adaptación de una obra de teatro. Excepto por esas cosas, siento que Las Analfabetas es un ejercicio de cine del bueno.

Image

El desenlace del film genera una bella y acogedora atmósfera en la sala de cine, pues ya se logró conocer a ambas mujeres y comenzar a quererlas. Sin embargo, creo que el final es algo abrupto y quizás merecía un poco más de tiempo. Pero a pesar de todo eso, Las Analfabetas es una joya que identifica, incomoda y lleva a la reflexión. Porque el rol de profesor y alumno está en constante cambio cuando logramos conectar con otra persona y retroalimentarnos de las experiencias mutuas. Y claro, porque cuando se trata de recorrer el largo y empinado camino de la vida, todos somos analfabetos en busca de un profesor.

Así que vea esta película con chasquilla despejada, porque se lleva 6 de nuestros ojos criticones.

6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s