Nebraska y la dignidad en la vejez

Uno de los grandes estrenos en el marco del SANFIC 9 fue la muestra de la nueva película de Alexander Payne (ganador del Óscar al mejor guión adaptado por “Entre copas” y “Los descendientes”) llamada “Nebraska”. El film, cuyo corte final recién se vio cuando se estrenó en el pasado Festival Internacional de Cine de Lima a principios de agosto (aunque antes pasara con éxito por el Festival de Cine de Cannes), agotó entradas en las dos funciones que programó el festival, dejando nuevamente de manifiesto la fuerza que el cine de Payne tiene acá en nuestro país.

1

La película, protagonizada por el gran Bruce Dern (nominado al Óscar por su actuación en “Coming Home” de 1978), es una road movie que nos muestra a un padre alcohólico que decide emprender un viaje en carretera para ir de Montana a Nebraska en compañía de su hijo (interpretado por Will Forte), para recoger un millonario premio que cree equivocadamente que ha ganado. “Nebraska” es una película de un hermoso blanco y negro y de una premisa sencilla, muy similar a los anteriores films de Payne. No hay mayores artificios para contar la historia de un hombre que ha comenzado a perderse en la vejez, y de un hijo que busca restablecer el vínculo con un padre que estuvo más presente en los bares que en su crianza.

2

Cabe destacar la gran actuación de June Squibb (quien ya trabajara con Payne en el film del 2002 “About Schmidt”) como la matriarca de la familia, cuyo personaje se vuelve indispensable a la hora de mostrarnos una visión de los lazos familiares mucho más irónica y llena de sentido del humor y vitalidad. Es una mujer que no se arrepiente de nada de lo que ha vivido, aún cuando su matrimonio no haya marchado siempre bien. Es la guía, la memoria y el lazo que une a sus dos hijos con su marido.

“Nebraska” tiene un sabor a “Una historia sencilla”, de David Lynch, pero a mi parecer deja un poco de lado la sensibilidad y se centra demasiado en contar correctamente una historia llena de bellos detalles, pero que cala muy poco en el interior del espectador. En algún momento de la película, el destino de los personajes dejó de importarme, quizás porque al final es muy poco lo que el director nos deja conocer verdaderamente a cada uno de los protagonistas. Las actuaciones son impecables, pero no logran crear una conexión potente con el espectador, a diferencia de lo que ocurre con el film de Lynch anteriormente mencionado.

3

Aún así, lo nuevo de Alexander Payne cumple con el requisito de entretener y, quizás para algunos, llevar a la reflexión. En lo que a mi respecta, creo que el trabajo que hizo el director en “Los descendientes” sobre los lazos familiares es mucho más sólido que “Nebraska”. Pero esta es una película que hay que ver, más que nada por la gran actuación de Dern como un hombre que busca reivindicarse y demostrar cuánto ama a su familia, antes de terminar de perderse en las profundidades engañosas de su mente.

¿No alcanzó a ver “Nebraska” durante el SANFIC? El estreno en Estados Unidos está programado para el 22 de noviembre, así que es muy probable que haya que esperar un poco antes de verla en salas locales. La película aún no cuenta con trailer, pero les dejo un fragmento de la película que se utilizó para su promoción durante el Festival de Cine de Cannes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s