Sorry to bother you

“Sorry to bother you” busca ir mucho más allá de una estructura clásica: encerrándose a sí misma dentro del poderoso discurso de denuncia que busca graficar, la ópera prima de Boots Riley se acerca a un ensayo cinematográfico donde, más que los arquetipos de comedia o los tiempos de montaje, lo importante radica en sumergir a un desprevenido espectador en un viaje donde el futuro y el presente se entremezclan, en una ácida crítica hacia el sector empresarial, el rol del arte, la rebelión obrera y, por sobre todo, la lucha por la integridad, sueños e ideales que conforman a cada individuo.

Madame

Sencilla en su premisa, Madame es un largometraje que se sostiene gracias al talento de sus dos protagonistas, una siempre sólida y caprichosa Toni Collette y una maravillosa y compleja Rossy de Palma. Sin grandes giros de guión, la película busca contar una verdad social siempre incómoda de hablar.

Misión: Imposible – Repercusión

Misión: Imposible explota el género de acción en su punto más álgido, al sumergir al espectador en un relato donde salvar al mundo es secundario: lo verdaderamente importante es disfrutar la cámara, el sonido y el montaje en favor de historias paralelas, escapes vertiginosos y el desarme de peligrosas bombas en un tiempo casi imposible. 

En este rincón del mundo

Suzu es una distraída muchacha de 18 años que se muda a Kure luego de casarse con un hombre que apenas conoce. Inocente, con una visión de mundo teñida siempre por su amor por el dibujo, Suzu sobrevive su día a día mientras Japón enfrenta los últimos años de la Segunda Guerra Mundial.

Estrenos de julio de Claro video

Llegó el invierno y también las ganas de quedarse en casa disfrutando de una buena película, serie o documental. Como es de costumbre, Claro video trae los mejores estrenos, destacando Lady Bird, El hilo fantasma y The Post. No te los pierdas!

Jurassic World: El reino caído

Trasladando la acción de la isla a una enorme mansión que invita a sumergirse en un terror de tinte gótico, El reino caído es técnicamente correcta cuando se trata de creación de atmósfera y posiciones de cámara, pero tropieza cuando se trata de sostener un guión que vaya más allá de la simple entretención.